jueves. 18.08.2022

Aspanoma continúa la atención a familias de menores oncológicos en Málaga

Desde la asociación han reforzado el reparto de alimentos

La Asociación de Padres y Madres de Niños y Niñas Oncológicos de Málaga (Aspanoma) sigue durante todo este periodo de confinamiento derivado del estado de alarma decretado por el Gobierno central el pasado 14 de marzo con la atención a sus familias en todo lo necesiten.

En estos momentos, se ha reforzado el reparto de alimentos entre unas 25 familias a las que se asiste todas las semanas y que tienen a un hijo o hija con cáncer. Esta labor se lleva realizando desde hace más de un año gracias a un convenio con Bancosol y dicho reparto no se ha suspendido sino que se ha fortalecido.

"Hay familias que se han apuntado ahora porque su situación económica se ha visto más perjudicada por el coronavirus y estamos intentando echarles una mano dentro del convenio con Bancosol", según ha explicado a Europa Press la trabajadora social de Aspanoma, Susana Jiménez.

Esta labor la realizan voluntarios que adoptan sus propias medidas de seguridad y que llevan a cabo todas las acciones en el mismo día. En la actualidad son unos ocho voluntarios de Aspanoma los que están ayudando con este reparto, para lo cual acuden a Bancosol a por los alimentos, los llevan a la sede de la asociación y, tras preparar los lotes, los reparten.

Antes de la irrupción del COVID-19 el grupo de voluntarios acudía a recoger los alimentos y los organizaban y repartían al otro día pero ahora, para evitar riesgos, se hace todo en la misma jornada "para que se expongan lo menos posible".

Jiménez ha destacado que estos voluntarios "se están volcando para que a esas familias no les falte de nada". Además, ha incidido en que para esa labor "no están recibiendo ayuda ninguna ni material de protección": "Cada uno se está buscando la vida, lo que va consiguiendo e incluso haciendo mascarillas caseras".

Desde Aspanoma han pedido que si algún colectivo puede se ponga en contacto con ellos para lograr material de protección para su voluntariado, dada la importancia de su labor para proporcionar alimentos a familias de niños y niñas oncológicos con todas las medidas de seguridad.

Actividad telemática

Hoy por hoy la actividad presencial de Aspanoma, así como su labor en el Hospital Materno Infantil de Málaga para las distintas acciones, se ha suspendido totalmente por el COVID-19, no obstante, siguen realizando todo lo que necesiten las familias a través de la trabajadora social, por ejemplo para trámites sobre la Ley de Dependencia; el psicólogo, David Encina y el propio presidente de la asociación, Juanma Salas.

Jiménez ha incidido en que por teléfono esa asistencia social y psicológica "se sigue dando". Lo que no hay es atención presencial en el hospital, de hecho, antes de que se decretara el estado de alarma por el COVID-19, ha relatado, se suspendieron las actividades de voluntariado de la asociación.

No obstante, el personal sanitario del hospital, que conoce la asociación, si alguna familia tiene alguna necesidad se pone en contacto con ellos. De hecho, la trabajadora social ha explicado que en pleno confinamiento se ha atendido a una familia con una niña hospitalizada a la que se ha dado el alta y que está en el piso unifamiliar de acogida de Aspanoma.

Actualmente, las familias con niños hospitalizados están totalmente confinadas en el centro sanitario. El niño o niña con cáncer tiene a su lado a su padre, madre o tutor legal; una persona que no puede salir del hospital para nada ni intercambiarse con otro familiar. "Ahora vive allí, ese familiar no se puede mover de la habitación y la persona que hay dentro es la que está", ha expuesto.

Las familias con hijos dados de alta llevan "algo mejor el confinamiento porque son personas que han pasado días y días, algunas un año en el hospital y llevan ese aprendizaje". Sin embargo, sí tienen "mucho miedo y se reservan bastante porque sus hijos son grupos de riesgo y tratan de exponerse lo menos posible".

También hay familias con hijos que han superado la enfermedad y otras cuyo hijo falleció y que son, según Susana Jiménez, "los que más se están volcando con el reparto de alimentos porque, en el caso de los que han superado la enfermedad y no están en tratamiento, su situación no es tan vulnerable".

La asistencia psicológica es también fundamental para estas familias. El psicólogo de Aspanoma ha informado en un vídeo en redes sociales de la disposición de la entidad y ha trasladado ánimos a los niños y niñas "tanto que están en su casa como en la cuarta planta del Materno".

"Estáis haciendo lo que mejor sabéis hacer: luchar y luchar. Vosotros ya sabéis lo que es que vuestra vida se pare de golpe, estar confinados y tenerle miedo a un bicho. Pequeños y grandes guerreros y guerreras, sois el espejo en el que una sociedad en apuros como la nuestra tiene que mirarse para no rendirse y seguir luchando", sostiene Encina.

Aspanoma continúa la atención a familias de menores oncológicos en Málaga