miércoles 20/10/21

Un botellón con 25.000 jóvenes se desmadra en la Ciudad Universitaria de Madrid

Miles de jóvenes han organizado un macrobotellón en la Ciudad Universitaria de Madrid imposible de frenar por la Policía Nacional que atenta contra la seguridad con riesgo por Covid-19
Un botellón con miles de jóvenes se desmadra en la Ciudad Universitaria de Madrid a pesar del Covid-19
Un botellón con miles de jóvenes se desmadra en la Ciudad Universitaria de Madrid a pesar del Covid-19

Los jóvenes de Madrid han organizado un macrobotellón en plena pandemia de Covid-19 y vuelta a las clases en la zona de Ciudad Universitaria. Cientos de jóvenes se han dado cita una fiesta ilegal en plena calle junto a la Biblioteca Zambrano y la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense. Los agentes de la Policía Nacional y Policía Local, quedaban atónitos y pedían refuerzos para poder actuar.

Un completo caos en medio de una lucha exhaustiva por el control de la pandemia Covid-19 con la vuelta a las clases y los colegios como horizonte. El esfuerzo de miles de docentes, administraciones, sanitarios y sociedad en general puesto en el punto de mira por un macrobotellón en Madrid.

Una concentración de una magnitud indescriptible que fue imposible controlar por parte de la Policía Nacional y Policía Local. Los agentes quedaron estupefactos ante los cientos y cientos de adolescentes junto a la Facultad de Derecho en una macrobotellón ilegal.

Se convocó por WhatsApp

Los propios participantes de la fiesta en plena calle han apuntado que el macrobotellón se había organizado mediante el chat de WhatsApp de las clases universitarias y el boca a boca hasta convocar a un número insostenibles de personas.

La quedada marcaba las 22 horas como hora de inicio. En torno a las 3.30 horas de la madrugada, la cuesta de la calle Ramiro de Maeztu acumulaba a un gran número de colegiales que regresaban a sus residencias; sin embargo, el epicentro del macrobotellón se localizaba a poco más de 700 metros, en la Facultad de Derecho.

Una fiesta insostenible que pone en jaque a todos los esfuerzos por controlar el Covid-19 entre las comunidades más jóvenes, que son los principales trasmisores y que podrían ocasionar fácilmente nuevos brotes que pondrían en peligro a toda la ciudad de Madrid.

Un botellón con 25.000 jóvenes se desmadra en la Ciudad Universitaria de Madrid