lunes. 24.06.2024
Pedro Sánchez, en su mensaje en La Moncloa
Pedro Sánchez, en su mensaje en La Moncloa

Pedro Sánchez ha comparecido en la mañana de este lunes, día 29 de abril, para anunciar una decisión que los españoles llevaban esperando desde hace cinco días cuando envió una carta a la ciudadanía en la que avisaba de que se tomaba un tiempo de reflexión sobre su continuidad en el Gobierno. Finalmente, Sánchez ha confirmado que no va a dimitir y que ha decidido seguir.

La expectación era máxima, la de las grandes ocasiones. De hecho en un principio a las 12 de la mañana pero se acabó adelantando para comunicar una decisión muy esperada y de gran calado para la vida política española, algo convulsa en las últimas semanas. 

De hecho es la primera vez en la historia de España que un presidente del Gobierno se toma un tiempo de reflexión sobre si debe continuar al frente del Ejecutivo, una decisión que no encuentra precedentes en la política española. 

Lamento por los ataques

Pedro Sánchez comenzaba reflexionando sobre el impacto que ha tenido en la vida política en general y en su vida en particular los "ataques" sufridos en los últimos tiempos y se ha preguntado si ese es el camino que "España quiere seguir".

Pedro Sánchez, presidente de Gobierno de España
Pedro Sánchez, presidente de Gobierno de España

Ha abogado por mantener las normas básicas de convivencia y ha recordado que tanto él como su mujer llevan ya 10 años sufriendo todo tipo de agresiones verbales por parte un sector que, a su juicio, "no acepta la reglas del juego".

En este sentido ha querido dejar claro también que "las recientes muestras de cariño recibidas a lo largo de las últimas horas le han llevado a tomar la determinación de segur", confesando, además, que "lo hago con más fuerza y con el convencimiento de la tarea que tenemos por delante". Previamente había comunicado su decisión al Rey Felipe VI

Bomba en la política española

En este sentido conviene recordar que el pasado miércoles por la tarde una auténtica bomba sacudía a la vida política española. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunciaba que se tomaba un tiempo de reflexión cancelando su agenda antes de comunicar hoy lunes su posible renuncia a la Presidencia del Gobierno.

Rápidamente las reacciones no se hacían esperar. Algunas de incredulidad, los precedentes, sin duda, invitan a ello. La primera de ellas, la del propio jefe de la oposición, Alberto Núñez Feijóo que confesaba que no creía en una posible dimisión del presidente.

El desencanto o la desmotivación de Pedro Sánchez viene motivada por la admisión a trámite de una denuncia de la organización Manos Limpias por posible tráfico de influencias contra su mujer Begoña Gómez. Este es el detonante que motivaba esa insólita reacción del mandatario

Reacción de Juanma Moreno

En clave andaluza, las reacciones tampoco se hacían esperar. El presidente de la Junta de Andalucía señalaba a pocas horas de que Pedro Sánchez deshojase la margarita que "su problema personal o judicial no podía convertirse en un problema de España".

Anteriormente era el consejero de la Presidencia, Antonio Sanz, el que también daba su opinión sobre lo que consideraba un "paripè" de Pedro Sánchez indicando que no era admisible que un presidente se diese a la fuga en las actuales circunstancias.

Pedro Sánchez, junto a la ministra María Jesús Montero
Pedro Sánchez, junto a la ministra María Jesús Montero

De forma paralela se sucedían las muestras de apoyo al propio presidente del Gobierno. La más multitudinaria en Ferraz en Madrid, secundada por otras concentraciones en otras provincias encabezadas por dirigentes socialistas de peso.

Una legislatura complicada

A nadie se le escapa que estamos viviendo una legislatura algo insólita y hasta complicada. En primer lugar porque, por primera vez en la historia, el presidente sale electo después de que su partido no ganase las elecciones.

Concentración en apoyo a Pedro Sánchez
Concentración en apoyo a Pedro Sánchez

Todo a través un pacto con las fuerzas nacionalistas que ha traído como gran consecuencia la propuesta de una Ley de Amnistía que sigue centrando y casi monopolizando el debate político desde que se inició el actual mandato.

Finalmente, hay que añadir que una de las primeras secuelas de este Gobierno relativamente débil ha sido la de prorrogar los presupuestos ante la previsible falta de acuerdo con alguno de sus socios para aprobar las cuentas. 

Pedro Sánchez a lo Luis Rubiales: "No voy a dimitir"