jueves. 11.08.2022

Las terribles consecuencias de una mala zambullida en el agua en pleno verano

Un joven de 15 años ha sido la primera víctima con lesión medular que ha ingresado este año en el Hospital Nacional de Parapléjicos
Las terribles consecuencias de una mala zambullida en el agua en pleno verano
Las terribles consecuencias de una mala zambullida en el agua en pleno verano

Llega el verano y con él se multiplican las horas de sol y playa. Pero no todo es ni mucho menos de color de rosas. Una mala zambullida en el agua puede provocar consecuencias irreversibles. No es ninguna broma, ya se han producido casos en España.

En este sentido, un joven de 15 años ha sido la primera víctima con lesión medular que ha ingresado este año en el Hospital Nacional de Parapléjicos, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, como consecuencia de una mala zambullida.

Hay que concretar que el accidente se produjo en un pantano con resultado de una lesión a nivel cervical, es decir una tetraplejia. En este contexto, de preocupación por las consecuencias letales de lo que en principio debería ser algo gratificante, se han abierto varias campañas informativas.

Los riesgos de una mala zambullida

Y es que el caso de este joven no es el único conocido. Antonio también se lesionó hace ahora cinco años. Su cabeza pegó en el suelo de la piscina. El accidente le provocó una lesión medular completa, desde la cervical. " Desde entonces necesita tener a alguien siempre a su lado porque no puede coger ni un simple vaso de agua. 

Es por ello que el Hospital Nacional de Parapléjicos, junto con la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física (SERMEF) y la Federación Nacional ASPAYM, se suman este año para insistir en la prudencia en el momento de zambullirse en un entorno acuático, como la medida preventiva más eficaz.

La campaña, cuyo eslogan este año es ‘Con cabeza SÍ, de cabeza NO’, tendrá especial protagonismo en redes sociales con los hashtag #Zambullidas2022 y #ConcabezaSí #DecabezaNo, además de mensajes que recuerden a los bañistas la importancia de la observación y la prudencia para evitar una lesión medular por una conducta inapropiada.

Ingresos por zambullidas

Los datos no dejan lugar a dudas. En los últimos cinco años ingresaron con lesión medular como consecuencia de una zambullida 28 personas -25 hombres y 3 mujeres-, cuyas edades van de los 15 a los 51 años.  De estos casos, 14 tuvieron como escenario una piscina, nueve en el mar y los cinco restantes en pantanos y otros entornos acuáticos.

Y es que a nadie se le escapa ya a estas alturas que “las lesiones medulares por zambullidas imprudentes cambian la vida de las personas de forma repentina y dramática, y son muy evitables”. Y si no se evitan toca sufrir y mucho.

Las terribles consecuencias de una mala zambullida en el agua en pleno verano