viernes. 24.05.2024
La desconocida herramienta que mejora la seguridad en tu empresa
La desconocida herramienta que mejora la seguridad en tu empresa

La privacidad y la protección de datos se han convertido en asignaturas altamente obligatorias para toda empresa. Desde que la Unión Europea endureció sus medidas en este frente con el RGPD, en combinación con la LOPD, muchos negocios han tenido que buscar nuevos protocolos para eliminar documentos con información sensible o confidencial de forma segura.

Esta situación es algo que ha hecho que la figura de la destructora de papel se ensalce hasta el punto de ser imprescindible en las empresas. Estas máquinas se encargan de triturar el papel para dar como resultado un documento ilegible y, en ocasiones, imposible de recuperar. Pero, ¿tan efectivas y necesarias son? Desde luego que sí, aunque vamos a ahondar mucho más en esto a lo largo de este texto para que entiendas su importancia y por qué la necesitas cuanto antes en tu empresa.
 

¿Por qué es peligroso no destruir los documentos?

Toda empresa maneja, de un modo u otro, datos que pueden tener una naturaleza sensible. Sin ir más lejos, cualquier factura o recibo que se emita a un cliente puede almacenar datos tan importantes como su nombre completo, su dirección y hasta el código de su carnet de identidad o su NIF. Estos datos son altamente delicados y, de hecho, deben estar protegidos tal y como dicta la LOPD.

¿Qué ocurre con ellos? Que, a la hora de deshacerse de documentación, muchas empresas simplemente los tiran a la basura, y ese es un error grave. Estos documentos deben destruirse antes de deshacerse de ellos, ya que esta es la única manera de garantizar que no haya problemas de protección de datos que faciliten a terceros con malas intenciones acceder a información importante o incluso suplantar identidades.

De hecho, en Europa el RGPD establece que toda documentación que pueda contener información privada o personal debe tratarse debidamente. En caso de no tratar correctamente este tipo de documentos sensibles, una empresa puede recibir una sanción económica cuya cifra puede ascender hasta los 20 millones de euros. Cuantías que muy pocos negocios se pueden permitir pagar sin que sus cuentas se resientan, o sin que directamente tengan que cerrar.

Estas razones son más que suficientes para insistir en ello: es necesario destruir los documentos que no se vayan a usar en un negocio para evitar robos de datos y posibles multas.
 

Solución: tener varias destructoras

Existen muchas formas de eliminar documentos de manera segura en un negocio. Aun así, una de las más recomendables tanto por comodidad como por eficacia son las destructoras de papel. Es altamente recomendable que en toda empresa haya no una, sino varias destructoras de documentación que se aseguren de hacer que no quede nada legible y/o recuperable en los papeles destruidos.

Y es que estas máquinas son capaces de hacer que el papel pase a ser un conjunto de minúsculas partículas o virutas imposibles de reunir. Hay modelos que hacen esto, otros que convierten el papel en tiras, pero no importa. Sea cual sea el caso, esta maquinaria garantiza que toda información que pudiera ser confidencial o sensible sea imposible de acceder tras eliminar el documento que la albergara. Es algo irrecuperable e irreversible.
 

Tipos de destructoras de papel

Como hemos adelantado, existen diferentes tipos de destructoras de papel que, además se clasifican en base a diferentes factores. Si nos centramos en la confidencialidad y protección de datos, podemos clasificar tipos de trituradoras según su grado de seguridad, encontrando las siguientes clasificaciones:
 

  • Seguridad básica (DIN P1 | DIN P2) - Tritura los documentos para hacerlos ilegibles.
  • Seguridad moderada (DIN P3) - Nivel de trituración que dificulta la remodelación y lectura.
  • Seguridad alta (DIN P4) - Eleva la dificultad para reconstruir el documento.
  • Minicorte (DIN P4) - Nivel específico para documentos con información confidencial.
  • Microcorte (DIN P5) - Nivel de corte que imposibilita la recomposición de los documentos.
  • Seguridad máxima (DIN P6 | DIN P7) - Destrucción total del documento. Nivel empledao en gobiernos, servicios secretos y ministerios.

También podemos clasificar trituradoras de papel en función del tipo de corte. En este caso, encontramos tres categorías claras:
 

  • Trituradora de tiras - Este modelo es el más frecuente en oficinas e incluso en hogares con documentos. Realiza el corte en vertical al papel, dando como resultado unas finas e ilegibles tiras, aunque se pueden recuperar. De un A4 pueden salir casi 40 de estas tiras.
  • Trituradora de microcorte - El modelo más destructor del mercado, que combina el corte a tiras del anterior con el transversal del que veremos a continuación. Corta desde ambas esquinas para dar como resultado unas partículas casi imposibles de leer.
  • Trituradora transversal - Realiza los cortes atravesando el documento en horizontal, es la que se utiliza sobre todo para documentos confidenciales gracias a su alto nivel de ilegibilidad. Puede convertir un A4 en 400 partículas.
Como decíamos al comienzo, estas máquinas son imprescindibles para garantizar la protección de la confidencialidad y evitar problemas por fugas de datos sensibles.

Destructora de papel: la desconocida herramienta que mejora la seguridad en tu empresa