lunes. 24.06.2024
Sanciones cámaras de seguridad
Sanciones cámaras de seguridad

Las denuncias a la AEPD por infracciones derivadas del uso de cámaras de seguridad se incrementaron un 29% en 2023. Este notorio aumento de las reclamaciones por videovigilancia ante la AEPD solo puede tener dos posibles explicaciones: o las empresas españolas no tienen en cuenta la normativa sobre videovigilancia, o no saben cómo cumplirla.

Desde El MIRA nos hemos puesto en contacto con Grupo Atico34, empresa de referencia en materia de protección de datos, para comentar con ellos cuáles son las sanciones por videovigilancia más comunes y que nos expliquen si realmente es tan complicado evitarlas.

¿Cuáles son las sanciones más comunes por videovigilancia y cómo evitarlas?

Miguel Quintanilla, responsable del área de protección de datos y compliance de Grupo Atico34, nos ofrece las claves para evitar las cinco sanciones más frecuentes por incumplimiento de la normativa sobre videovigilancia. ¿Cuáles son?

Grabación de imágenes en la vía pública

La grabación de imágenes en la vía pública a través de cámaras de vigilancia está reservado a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

No se pueden grabar imágenes en la vía pública, salvo que sea imprescindible para garantizar la seguridad e integridad de las instalaciones, por ejemplo, una terraza o el acceso a un local.

Solo podrán grabar la vía pública con una extensión mayor a la habitual, aquellas empresas que así lo requieran para garantizar la seguridad de infraestructuras o instalaciones estratégicas, siempre y cuando no capten el interior de un domicilio privado.

Intromisión ilegítima en la privacidad e intimidad de terceros

Sin duda, es otra de las multas por poner cámaras de vigilancia más frecuentes. Normalmente este tipo de sanciones se suelen imponer a causa de la colocación de cámaras de seguridad en áreas privadas como aseos, vestuarios o zonas de descanso.

Sobra decir que la instalación de cámaras de videovigilancia en estos lugares está prohibida, igual que lo está en todos aquellos lugares que puedan suponer una intromisión en las libertades y derechos de los individuos, en especial de sus derechos a la privacidad y a la intimidad.

Cabe decir que las sanciones por intromisión en la privacidad están entre las que más frecuentemente recibe la AEPD y el año pasado supusieron un total de 16 millones de euros en multas.

Ausencia de carteles informativos

Para cumplir la normativa sobre videovigilancia no es necesario solicitar el consentimiento a los trabajadores sobre la instalación de cámaras de seguridad, pero sí se debe informar, tanto a empleados como a cualquier otro individuo, acerca de su colocación.

Para ello, se han de colocar carteles de videovigilancia en zonas claramente visibles, en los que se informe acerca de la existencia de las cámaras, la identidad del responsable del tratamiento y las vías para ejercer los derechos ARSULIPO, antiguos derechos ARCO.

Ausencia de notificación a la AEPD

Las cámaras de seguridad no se pueden instalar cómo, cuándo y dónde uno quiera. Hay que cumplir un protocolo, que incluye informar a la Agencia Española de Protección de Datos.

Se debe elaborar un documento de seguridad y rellenar un formulario en la página web de la AEPD, en el que se describirán aspectos como el titular del sistema de videovigilancia, los responsables o encargados del tratamiento, la ubicación de las cámaras, etc. Este registro es imprescindible para poner en marcha un sistema de videovigilancia en un local comercial.

Difusión de imágenes sin consentimiento

En este caso es una infracción que se comete o por ausencia de sentido común, o directamente, por el ánimo de hacer daño a un tercero. Por ejemplo, recientemente un restaurante fue sancionado por la AEPD con 6.000 euros por difundir imágenes de un cliente con el torso semidesnudo que fueron captadas por las cámaras de seguridad.

La difusión de imágenes de terceros grabadas a través de cámaras de seguridad está totalmente prohibida. El acceso a las imágenes de las cámaras de videovigilancia está limitado al titular, responsables o encargados del tratamiento, a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado o a las personas afectadas que así lo soliciten para el ejercicio de una reclamación judicial.

Otras claves para cumplir con la normativa sobre videovigilancia

Además de las respuestas ofrecidas por los expertos de Grupo Atico34, existen otras obligaciones fundamentales para empresas y negocios a la hora de cumplir la ley de videovigilancia.

Entre ellas, la más importante es cumplir con el principio de responsabilidad y proporcionalidad. Este principio sostiene que el empleo de cámaras de videovigilancia para garantizar la seguridad e integridad de las instalaciones solo será posible si responde al principio de proporcionalidad, es decir, si el uso de cámaras de vigilancia es proporcional al fin perseguido, y si no existen otras alternativas menos intrusivas e igual de eficaces.

Asimismo, hay que tener en cuenta que el plazo de conservación de las imágenes captadas por sistemas de videovigilancia está limitado a un mes, salvo que deban ser mantenidas más tiempo por requerimiento judicial.

Las reclamaciones a la AEPD por el uso indebido de cámaras de seguridad aumentaron un...