martes. 23.04.2024
Hyundai IONIQ 6
Hyundai IONIQ 6

En los últimos años, el renting de coches ha ganado adeptos de forma imparable. Las grandes empresas (de 24 vehículos o más) son las que más están invirtiendo en el renting, con un peso del 43,44%. No obstante, pese a que inicialmente este servicio estaba orientado exclusivamente a empresas, el renting se ha abierto camino entre los particulares. Tanto es así, que según la AER (Asociación Española de Renting), el 51% de los usuarios del renting ya son particulares y autónomos.

El acelerado crecimiento del renting, que año tras año incrementa sus cifras, lo ha postulado como una de las fórmulas más atractivas del mercado. Dada la creciente popularidad y demanda de esta modalidad, a continuación analizamos las 4 claves a tener en cuenta al decidir dar el salto de la compra al renting de vehículos.

1. El coche al que aspiras ya está a tu alcance

Los coches de renting se han convertido en el aliado estrella para aquellas personas que buscan estrenar un coche nuevo o seminuevo sin tener que comprarlo o tocar a la puerta del mercado de ocasión. Gracias a este servicio, el coche que siempre has querido conducir está más accesible que nunca, pudiendo ponerte al volante del modelo que elijas sin grandes desembolsos, sin endeudamientos y con un cómodo plazo único mensual.

Una vez escogido el modelo de coche, se procede a hacer un estudio de viabilidad que garantice que el arrendatario podrá hacer frente al pago de la cuota mensual. En función del tipo de renting, fijo o flexible, el importe de la cuota será variable o estará sujeto a modificaciones y pasará a la lista de facturas a abonar cada mes, junto con la hipoteca o alquiler, el agua o el WiFi. A cambio, todos los gastos asociados a la propiedad del vehículo están incluidos, desde el seguro, mantenimiento, visitas al taller y hasta varios cambios de neumáticos.

Además del ahorro económico, este ‘todo en uno’ supone una ventaja adicional, ya que podrás tener un control absoluto de los gastos de tu coche de renting y optimizar tus ahorros a largo plazo, sin facturas ni gastos sorpresa.

2. Cómo elegir el mejor plazo en función de tus necesidades

Por lo general, el renting fijo tiene una duración de dos, tres, cuatro o cinco años que pueden alargarse hasta un máximo de seis si se solicita y concede una prórroga. Por otro lado, el renting flexible ofrece periodos de contratación menores, de entre 3 a 12 meses.

Tras seleccionar el modelo de coche que necesitas, es natural que te preguntes qué periodo será el más indicado. Si no sabes con certeza el tiempo del que necesitarás disponer del coche de renting, la mayoría de particulares que se decantan por esta fórmula optan por los 3 ó 4 años, un término medio más que suficiente para hacer uso del vehículo elegido.

Tanto si quieres pasarte a una movilidad electrificada como si prefieres un coche económico, de gama media o de lujo, ten en cuenta que un contrato de renting es un documento vinculante que te obliga a pagar la cuota mensual pactada durante el tiempo acordado. Este servicio está sujeto a una penalización en caso de incumplimiento o de cancelación anticipada y/o no justificada. 

3. Qué kilometraje elegir para no pagar de más

Dime cuánto te mueves y te diré qué kilometraje elegir. Esta es otra de las claves fundamentales en las que fijarnos al contratar un coche de renting, ya que el precio de la cuota mensual a abonar se calculará en función del modelo del automóvil, plazo contratado y kilometraje anual máximo:

  • Si no eres de los que tienen que coger el coche cada día y vas a hacer un uso más esporádico de tu coche de renting, se recomienda contratar un renting de 10.000 km.
  • Sin embargo, si vas a hacer un uso más intensivo del vehículo, el siguiente escalón estaría entre los 15.000 y 20.000 km.
  • Por su parte, para aquellas personas que se desplazan con el coche con mucha frecuencia o recorren largas distancias, lo más óptimo será un renting de 30.000 o incluso 40.000 km.

Consulta si existe la posibilidad de renegociar el límite de kilómetros con tu operador de renting, así como las condiciones en caso de exceder el kilometraje, en cuyo caso se deberá abonar una penalización. En su defecto, en caso de realizar menos kilómetros de los contratados, cabe la posibilidad de percibir una devolución de parte del dinero.

4. Entregas adaptadas a tu ritmo de vida

Generalmente, en condiciones normales, una vez contratado un coche de renting recién matriculado, la entrega se realizará al cabo de entre dos a tres semanas. De esta forma, se evitan largas esperas o listas con plazos de entrega interminables.

Si, por el contrario, el cliente que opta por el renting necesita un vehículo de forma inmediata, con un tiempo de espera de pocos días, la solución más indicada será el renting de seminuevos

4 claves para pasar con éxito de la compra al renting de coches