domingo 5/12/21

Así son los buzones para alojar bebés no deseados

Estos recipientes están dotados con reguladores de temperatura y sensores

Estas noticias jamás deberían suceder en la realidad del género humano. Pese a que pueda parecer quizá algo extremadamente novedoso y no se haya escuchado mucho sobre el tema, lo cierto es que los buzones para depositar bebés recién nacidos llevan años existiendo. Vida nueva que se deposita en el incierto destino de un oscuro buzón.

En Europa, países como Alemania, Suiza, Polonia o Austria los tienen desde hace décadas. También son muy utilizados en Asia, como ocurre en Corea del Sur. ¿Una lástima? ¿Una salvación a la postre? ¿Un método favorable? ¿Un sistema insuficiente?

Un dato: Donde su número se está incrementando es en Estados Unidos: y es que en estados como Indiana, el gran impulsor de estos en el país, ya se han instalado siete, el último en diciembre del año pasado, según cuentan en la BBC.

¿Qué forman tienen? A primera vista, parecen simples buzones, pero en su interior son más complejos de lo que parecen. Están dotados con reguladores de temperaturas y sensores y cuando un bebé es depositado en su interior, una alarma avisa a los servicios de emergencia para recojan al bebé en menos de cinco minutos.

Obedece a un "último recurso", como explica Priscilla Pruitt, de Safe Haven Baby Boxes, organización que da a conocer estos buzones en todo Estados Unidos. El objetivo es acabar con las tasas crecientes de infanticidios en un país donde muchas madres jóvenes y solas no son capaces de afrontar el tener un hijo.

Para gustos, los colores. El debate está servido, ya que no se consigue llegar a un consenso sobre estos buzones, que cuentan con tantos detractores como defensores. Una idea que, aunque en EE UU empezó a ponerse en práctica en 2016, surge de la Edad Media. ¿Hace tanto tiempo?

Solo tres estados en el país los han aprobado, donde abandonar un bebé es ilegal, aunque existe una ley, la de refugio seguro (Safe Haven), que elimina el aspecto criminal del abandono si este se produce en un lugar seguro o en las manos de alguien.

A este respecto no existen cifras de efectividad, tampoco en aquellos países que, como Alemania, llevan usándolos desde hace dos décadas. Safe Haven Baby Boxes está realizando talleres con jóvenes en escuelas y tiene una línea 24 horas de asesoramiento para explicar esta alternativa.

Su fundadora, Mónica Kelsey, que fue abandonada de bebé después de que su madre fuera violada con 17 años, lo tiene claro: "Se trata de salvar vidas". Estos buzones son una pena y una alegría a la misma vez. Una pena por la necesidad que propicia su existencia y una alegría por la finalidad de la misma.

Así son los buzones para alojar bebés no deseados