lunes 6/12/21

El cambio radical en su vida tras tocarle el Gordo de la Primitiva en Jerez

Un vecino de 47 años de una pedanía de Jerez de los Caballeros, en Badajoz, ha ganado 5 millones 400 mil euros en el Gordo de la Primitiva 
El cambio radical en su vida tras tocarle el Gordo de la Primitiva
El cambio radical en su vida tras tocarle el Gordo de la Primitiva

Es la historia de Rufino Peanilla Castellano, un vecino de Valuengo, una pedanía de 250 habitantes de Jerez de los Caballeros, en Badajoz, el municipio que muschas veces se confunde con Jerez de la Frontera. A sus 47 años y después de su incapacidad laboral tras perder 3 dedos en la industria siderúrgica, ha ganado la el Gordo de la Primitiva, unos 5 millones 400.000 euros.

Una historia inverosímil con un final muy pero que muy feliz. Si no que le pregunten a Rufino, un vecino de una pedanía de Badajoz que se enfundó unos 5,4 millones de euros tras ganar el Gordo de la Primitiva.

El cambio radical en su vida tras tocarle el Gordo de la Primitiva

Peanilla estaba desayunando en un bar recurrente junto a sus vecinos cuando recibió la noticia y que no pudo creer hasta después de horas. Una vez resueltas las dudas brindó con cava en el bar de siempre junto al resto de sus vecinos.

Le ha cambiado la vida

Estuvo trabajando 17 años en la empresa Siderúrgica Balboa, hasta que hace 7 años tuvo que dejar de hacerlo debido a un accidente laboral en el que perdió tres dedos de una mano: "Voy bastante al médico. Voy cada cierto tiempo a Sevilla. Me operaron varias veces y esto es un alegrón", señala Rufino.

La vida de Rufino no ha sido fácil, y es que tras perder tres de sus dedos tuvo que dejar de trabajar. Antes de engrosar la lista de los millonarios españoles se dedicaba a la agricultura de un terreno que poseía en Badajoz. El vecino de Valuengo confesaba que le gusta sembrar y los caballos.

5 millones 400 mil euros

Ahora el vecino de la pedanía de Jerez de los Caballeros que tuvo que dejar de trabajar tras la pérdida de sus 3 dedos en la industria donde trabajaba no volverá a tener dolores de cabeza por su economía y podrá dedicarse al campo, sus caballos, y lo que realmente quiera.

El cambio radical en su vida tras tocarle el Gordo de la Primitiva en Jerez