lunes. 27.06.2022

Hoy en día, cualquier persona con vehículo propio debe seguir una serie de pautas para que el repostaje de combustible sea lo más correcto posible. Por todo ello, desde elMIRA.es ofrecemos algunos consejos y recomendaciones para que esta práctica en nuestras gasolineras o estaciones de servicio resulten prácticas, cómodas y sencillas.

https://www.youtube.com/watch?v=7Q6-2sP_yfI&ab_channel=AutoescuelaLara

Lo primero que tener en cuenta es que no hay que apurar el depósito de combustible de nuestro vehículo. Es decir, antes de que la aguja, el indicador o el dispositivo luminoso se active, tendremos que dirigirnos hacia una gasolinera para repostar. Para ello es fundamental dirigirnos hacia la más cercana y una vez localizada deberemos elegir muy bien el sitio donde nos colocaremos. Para ello, es fundamental conocer dónde se ubica nuestra tapa de combustible. Dentro del indicador de repostaje hay una flecha que indica dónde se ubica la tapa. Una vez conocida su ubicación deberemos situarnos a la derecha o a la izquierda del surtidor de gasolina.

Elección del producto

Habitualmente nos encontraremos con dos tipos de gasolina (95 octanos o 98 octanos). Cada vehículo viene preparado para un octanaje diferente. Por ello, debemos consultar la documentación de nuestro vehículo para saber qué tipo de gasolina consume nuestro vehículo. Esta información la podremos consultar tanto en el permiso de circulación; como en la tapa del depósito de combustible -en función del fabricante-.

En los motores diésel, por lo general, también hay dos tipos (normal y premium). Por lo general, es recomendable usar el tipo premium, aunque hay que tener en cuenta que suele tener un precio más alto que el normal, pero así conseguiremos evitar averías y mantener la durabilidad del motor durante más tiempo.

Antes de iniciar el repostaje de combustible deberemos apagar toda la parte eléctrica de nuestro vehículo; así como nuestros teléfonos móviles. Esta segunda práctica no suele secundarse por la gran mayoría de los conductores. La razón principal se debe al riesgo de ignición cerca de vapores inflamables según la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC).

Acceso a la gasolinera

La entrada a la gasolinera la realizaremos con el vehículo controlado en todo momento y dejando una separación lateral con respecto al surtidor de combustible que nos permita movernos con cierta facilidad a la hora de escoger el producto y utilizar la manguera.

Cada vehículo tiene un sistema distinto de apertura del depósito de combustible. Para ello también deberemos prestar atención a cómo nos indica el fabricante cómo debemos abrir el depósito.

A la hora de repostar, es importante que utilicemos guantes, que están a disposición de los clientes en cada gasolinera. Además, en tiempos de coronavirus, debemos abandonar nuestro vehículo con la mascarilla puesta. Una vez fuera del coche, escogeremos la manguera correcta y la introduciremos en la entrada del depósito de combustible. Una vez dentro, accionaremos la palanca.

Dentro de este apartado debemos prestar atención a que el boquerel de la manguera diésel es bastante más ancha; mientras que el boquerel de la manguera de gasolina es más estrecha. A continuación, si hemos seleccionado un importe antes de repostar combustible, una vez que lo alcancemos se cortará el suministro de carburante. Si por otro lado hemos elegido llenar, la manguera cortará también automáticamente. En ningún caso revocará el combustible hacia nosotros. Por último, una vez que saquemos la manguera del depósito la giraremos levemente hacia arriba para evitar que gotee.

Pago del repostaje

Antes de abandonar la gasolinera, deberemos dirigirnos hacia el cajero para abonar la cantidad de combustible repostado. En muchas ocasiones, existen barreras de seguridad que impiden la salida y no se levantan hasta que no hayamos realizado este paso. Por último, deberemos tirar los guantes y desinfectar nuestras manos con gel hidroalcohólico.

Combustible: Consejos y recomendaciones para repostar