martes 28/9/21

Comparte en TikTok vídeos con su hija de tres años antes de matarla

En los meses anteriores a la muerte de la niña, la utilizaron como elemento de atrezzo en los vídeos de Tiktok de su madre
Una madre ha compartido vídeos de TikTok de su hija
Una madre ha compartido vídeos de TikTok de su hija

Nicola Priest, de 23 años, fue condenada la semana pasada a 15 años de prisión por homicidio involuntario después de que su hija de 3 años Kaylee-Jayde fuera encontrada muerta en su piso de Birmingham, en Reino Unido, con lesiones en el pecho y en el abdomen. Poco antes, la joven había compartido unos vídeos en la red social TikTok en los que aparecían bailando juntas.

Su novio, Callum Redfern, de 22 años, también fue condenado a 14 años de cárcel por homicidio y se le impuso una pena concurrente de tres años por un cargo de crueldad infantil.

Según el Tribunal, la pequeña Kaylee fue víctima de una "agresión sostenida y feroz" después de que interrumpiera a Priest y a su novio Callum Redfern manteniendo relaciones sexuales, tal y como informa 'The Mirror'.

Elemento de atrezzo

En los meses anteriores a la muerte de la niña, la utilizaron como elemento de atrezzo en los vídeos de Tiktok de su madre. Por ejemplo, en un vídeo, Priest sostiene los dos brazos de su hija y la mueve por la habitación como una marioneta, obligándola a bailar al ritmo de la música. En otro vídeo publicado un mes antes de su muerte, Priest le agarra la cabeza y la golpea antes de que intente copiar a su madre.

De hecho, Priest continuó subiendo vídeos retorcidos después de la muerte de su hija. En uno de ellos, que publicó 39 días después de matar a su hija, se disculpaba con letras de canciones por haber "metido la pata hasta el fondo".

El homicidio

Kaylee llevaba varias horas muerta dentro del piso de Priest en Kingshurst, Solihull, West Midlands, cuando finalmente hizo la llamada al número de emergencias. Además, la niña había tenía lesiones por patadas o pisotones en las semanas anteriores a su muerte.

Durante el juicio, el juez Foxton QC señaló lo siguiente: "En la noche del 8 de agosto usted Redfern fue al piso de Priest. Los dos fueron a tener sexo y Kaylee quería quedarse a jugar. Kaylee estuvo enferma más de una vez durante la noche como resultado de la fuerte paliza, perdisteis los nervios y está claro que fuisteis partícipes conjuntos de esa agresión. Una llamada rápida podría haber salvado la vida de Kaylee y ambos mintieron repetidamente durante los interrogatorios".

Comparte en TikTok vídeos con su hija de tres años antes de matarla