sábado. 25.06.2022

Desarrollan un combustible en forma de pasta: PowerPaste

Un instituto de investigación alemán ha desarrollado un combustible en forma de pasta que podría revolucionar el mercado de la automoción

Los coches eléctricos son cada vez mejores y más abundantes cada día, pero todavía hay algunas desventajas a la hora de fabricar un vehículo lleno de celdas de batería y enchufarlo a un cargador. Lógicamente, el tiempo es una preocupación además del costo, ya que debido al clima muchas zonas hacen que los precios de carga de los vehículos eléctricos se disparen. Es por ello por lo que hoy en día todavía hay personas que siguen apostando por vehículos que se alimenten de combustible.

Cuando utilizamos GNC, GLP o hidrógeno para alimentar nuestros coches, los fabricantes tienen más limitaciones técnicas, especialmente las relacionadas con la instalación de cilindros de almacenamiento que son tan grandes como resistentes. Por todo ello, el Instituto de Investigación alemán Fraunhofer puede haber encontrado una solución para almacenar más fácilmente el hidrógeno, un combustible que es particularmente volátil y difícil de contener.

¿Cómo funciona?

La idea de los investigadores consiste en convertir el combustible en en pasta. La denominada PowerPaste facilitaría el uso de esta tecnología que muchos consideran el futuro de la propulsión. Este embalaje, a base de hidruro de magnesio sólido, podría ser utilizado en vehículos pequeños (scooter, motos o coches urbanos) y su almacenaje así como su transporte sería simplificado y menos costoso, ya que podría ser en forma de cartuchos o latas.

El PowerPaste se libera de un cartucho por medio de un pistón. Cuando se agrega agua desde un tanque a bordo, la reacción resultante genera gas hidrógeno en una cantidad ajustada dinámicamente a las necesidades reales de la celda de combustible. “De hecho, solo la mitad del hidrógeno proviene del powerpaste; el resto proviene del agua agregada”, dice el Instituto.

“La densidad de almacenamiento de energía de esta pasta es significativamente mayor que la de un tanque de alta presión de 700 bar. Y en comparación con las baterías, tiene una densidad de almacenamiento de energía diez veces mayor” , explica el Dr. Marcus Vogt. El combustible en esta forma ofrecería más autonomía a los vehículos térmicos o de hidrógeno.

Sin necesidad de pasar por la gasolinera

Gracias a esta innovadora medida repostar combustible se convertirá en algo extremadamente fácil. "En lugar de ir a la gasolinera, simplemente tendremos que reemplazar un cartucho vacío por uno nuevo y llenar un tanque con agua. Esto se puede hacer en casa o en la carretera” , explican los diseñadores que añaden que el combustible solo comienza a descomponerse a temperaturas en torno a los 250 ° C, se mantiene seguro incluso cuando una scooter está al sol durante horas, por ejemplo.

La pasta fluida "almacena hidrógeno en forma química a temperatura ambiente y presión atmosférica para ser liberado bajo demanda" , explica el Dr. Marcus Vogt, investigador asociado de IFAM Fraunhofer. Está hecho de magnesio, un material abundante y, por tanto, fácilmente disponible. “El polvo de magnesio se combina con hidrógeno para formar hidruro de magnesio en un proceso que se lleva a cabo a 350 ° C y una presión de cinco a seis veces mayor que la presión atmosférica. Luego se agregan un éster y una sal metálica para formar el producto terminado”, explica el comunicado de prensa del instituto.

Fraunhofer IFAM está construyendo actualmente una planta de producción de Powerpaste. Esta nueva instalación, cuya puesta en marcha está prevista para 2021, podrá producir hasta cuatro toneladas de combustible de esta celulosa al año. Además, su aplicación no se limitará a los patinetes eléctricos, detalla el comunicado de prensa.

Desarrollan un combustible en forma de pasta: PowerPaste