miércoles. 06.07.2022

El tesorero de una AMPA se gasta 229.000 euros “a lo bestia” en drogas y juego

Dejó a cero tres cuentas bancarias diferentes de la asociación de padres y madres de un colegio

El tesorero de una AMPA se gasta 229.000 euros “a lo bestia” en drogas y juego

Dejó a cero tres cuentas bancarias diferentes de la asociación de padres y madres de un colegio

Como diría el castizo, hay gente para todo. Sobre todo a la hora de abusar indebidamente. El tesorero de la Asociación de Padres y Madres (AMPA) de un colegio donostierra ha admitido haberse gastado, para su propio disfrute y en el tiempo récord de nueve meses, casi 229.000 euros de este organismo. Una cifrad nada desdeñable. Esta apropiación indebida ha causado el lógico escándalo mediático.

La gravedad es doble. Es aumentativa. Porque, si ya de por sí es denunciable el hecho de haberse gastado estos fondos, más gravedad adquiere el asunto cuando el motivo del gasto se resume en dos vicios personales: “el juego y las drogas a lo bestia”. Para más inri, en estos fondos existía una partida que la entidad acumulaba -desde hacía más de veinte años- para afrontar y sufragar los estudios de los escolares que pudieran quedar huérfanos durante el curso.

Lamentabilísimo. La Fiscalía de Guipúzcoa ha reclamado cuatro años de cárcel, por un claro delito de apropiación indebida. Paralelamente, la acusación particular -que la representan y ejercen los damnificados- elevan su solicitud de condena hasta los seis años de reclusión. Por su parte, la defensa reclama la absolución de su cliente al entender que siempre actuó por su adicción a las drogas y al juego.

La cantidad económica de la AMPA estaba repartida en tres entidades bancarias diferentes. A las tres tenía acceso este padre en su calidad de tesorero. Y las tres cuentas quedaron a cero. Ahora se ha celebrado el juicio de este suceso que ocurrió hace tres cursos académicos. En la declaración que ha prestado ante el Tribunal, el acusado, padre de dos niños que cursaban estudios en el referido colegio, no sólo ha reconocido los hechos sino que ha admitido con toda claridad que se apoderó de diferentes cantidades en múltiples ocasiones…

¿Cómo se apoderó de estas cantidades económicas? Pues retirando de efectivo en cajeros y en ventanilla, así como también a través de transferencias a sus propias cuentas e incluso a las de su mujer (de las que después retiraba de inmediato el dinero sin que ella llegara siquiera a percatarse). “Mi día a día era comprar droga y después refugiarme en cualquier local de juego. Me los conocía todos”, ha recordado.

Asimismo ha confesado que llegaba a tomarse cinco o seis gramos de cocaína a diario, “porque los necesitaba para evadirme”. La adicción llegó hasta tal punto de permanecer toda la noche jugando “online” en su ordenador portátil. “No era capaz de parar”, ha afirmado. Decidió, a través de un servicio de psiquiatría , ingresar en la Asociación Guipuzcoana de Investigación y Prevención del Abuso de las Drogas (Agipad). Esta estafa también le costó su matrimonio. El juicio ha quedado visto para sentencia.

El tesorero de una AMPA se gasta 229.000 euros “a lo bestia” en drogas y juego
Comentarios