martes 19/10/21

Este es el insecto que España vendía al mundo y valía más que el oro

Más que el propio oro era el valor de la cochinilla de carmín que España exportaba al mundo
Este es el insecto que España vendía al mundo y valía más que el oro, la cochinilla de carmín
Este es el insecto que España vendía al mundo y valía más que el oro, la cochinilla de carmín

Durante el imperio español, antes de la aparición de colorantes artificiales, se dio la exportación desde América a Europa, especialmente de lo que es ahora México a España, de un insecto parásito llamado cochinilla, cuyo huésped son los nopales y tunas (opuntia), pertenecientes al género de plantas cactáceas. Las cochinillas, al igual que los pulgones, son una de las plagas más comunes. De dicho insecto se puede extraer pigmento de color rojo, y su venta llegó a valer más que el oro.

La cochinilla de carmín

Su nombre científico es dactylopius coccus, es un insecto parásito de plantas, deben vivir especialmente en plantas del género opuntia. Son conocidas como cochinilla grana, nocheztli o grana cochinilla. De ellas, especialmente de las hembras, se puede extraer carmín de color rojo, el cual ha sido utilizado como colorante desde siglos atrás para dar color a alimentos o cosméticos.

Las cochinillas cumplen las siguientes características físicas:

  • Cuerpo ovalado, plano y blando.
  • Las hembras no tienen alas y pueden medir entre 5 y 6,5 milímetros.
  • El ácido carmínico está dentro del cuerpo de las hembras.
  • Los machos sí tienen alas, son más pequeños y miden aproximadamente 2,2 milímetros.

Reproducción y vida

Su reproducción suele ser un hecho curioso, el acoplamiento solo ocurre en horas de la noche, por tanto, no pueden ser vistos. El macho se ubica sobre la hembra, y la acaricia con sus patas delanteras; posteriormente, se pone de lado y bajo el cuerpo de la hembra, para depositar el esperma en las dos aberturas que tiene de cada lado, uno por uno, siguiendo el mismo procedimiento.

Las hembras guardan los huevos fecundados en su abdomen, presentando un saco similar al de los canguros. Pueden tener entre 5 a 80 crías, y producir 400 huevos, aproximadamente, y se pueden reproducir 2 o 3 veces en un año.

La cochinilla de carmín

El ciclo de la vida de las cochinillas es el siguiente:

  • Las hembras: huevo, ninfa I, ninfa II y adulta.
  • Los machos: huevo, ninfa I, ninfa II capullo, pre-pupa, pupa y adulto.

Se alimentan de la extracción de savia de las pencas de las plantas en las que habitan.

Venta y exportación

Durante el siglo XVI, los españoles que llegaron al continente americano comenzaron a exportar a las cochinillas a tierras europeas, lugar en cual consiguió un precio desorbitante mayor al valor que tenía el oro. Se vendía como colorante para telas y lo utilizaban también los pintores para realizar sus obras.

Al ver el gran negocio que producían, los españoles decidieron introducir las cochinillas a las islas Canarias, donde el cultivo de este insecto se convirtió en un gran e importante recurso económico para la región.

La comercialización de la cochinilla fue uno de los productos más valiosos exportados desde México, antes de la aparición de los colorantes artificiales, entre los años 1650 hasta 1860, solo logró ser superado en ventas por el oro.

Antecedentes históricos

  • Los antecedentes históricos datan de que el uso del colorante natural extraído de las cochinillas, o granas, como es llamada en España, se remonta a la época precolombina.
  • También fue utilizado hace más de 2000 años, por la cultura Paracas, que habitaba en las costas que actualmente son Perú.
  • Los aztecas, en México, también conocían las propiedades colorantes que poseían estos insectos.
  • En el año 1521, cuando los españoles conquistaron México, estos vieron que los indígenas de la región recogían los insectos que estaban en los nopales, y fue así que descubrieron las propiedades excepcionales como pigmento natural que tenían los insectos.
  • En la Edad Media, en toda Europa se dio una obsesión que buscaba conseguir un pigmento de color rojo perfecto para las prendas. Por tanto, se organizaban en distintos grupos de tintoreros que lograban alcanzar otros colores a la perfección, excepto el color rojo, pues era muy difícil de lograr.
  • Francisco Javier Clavijero afirmó en su obra histórica antigua de México que la cochinilla o grana necesitaba muchos más cuidados que los gusanos de seda, puesto que los cambios climáticos, como vientos, lluvia y frío, las dañan.

La cochinilla de carmín

Recolección

El tiempo estimado para la recolección de la cochinilla, es a los 90 días de su plantación, aproximadamente, tomando en cuenta la altura de la zona del cultivo. Se debe utilizar guantes y ropa que protejan de las espinas de las plantas y del sol, y una cuchara de mango largado para que así el recolectar pueda llegar a las partes de las paletas de la planta.

Posteriormente, se deben raspar las paletas u hojas de la planta, la cochinilla debe ser depositada cuidadosamente en recipientes apropiados.

Aumento de demanda en ventas

En la década de 1570, toda la industria textil de Europa se convirtió en dependiente del uso de la cochinilla, por ello, las ventas y la exportación aumentaron.

Motivo por el cual la Nueva España, que Actualmente es México, para el año 1580 ya producía aproximadamente 133 toneladas de cochinilla o grana, siendo la región más importante para la producción: Nochxtlán en Oaxaca.

La cochinilla de carmín

Durante los próximos siglos, la producción y exportación de cochinillas fue en aumento, debido a que el insecto no podía ser cultivado en Europa, motivo por el cual todos los rivales de España consiguieron buscar apoderarse de estos insectos, al igual como lo hicieron con el oro y la plata. Siendo los piratas y de los principales enemigos de los españoles, tuvieron como objetivo principal llenar barcos cargados de cochinillas secas.

Posteriormente, la Corona Española estudió las buenas condiciones climáticas de las islas Canarias, y sembraron allí las primeras plantas de nopales, en las cuales se crían los insectos de las cochinillas.

Aunque en la actualidad la tecnología ha avanzado tanto y existe gran variedad de colorantes artificiales que han desplazado el uso del insecto cochinilla, también se presentan nuevas limitaciones para algunos colorantes de tipo cosmético y alimenticio, acto que ha hecho que la producción de cochinillas vuelva a crecer, pues aún el cultivo y la extracción de estos se hace en el norte de Lanzarote, en las islas Canarias, de manera minoritaria.

Este es el insecto que España vendía al mundo y valía más que el oro