jueves. 22.02.2024
Bertín Osborne y Fabiola Martínez
Fabiola Martinez trata de sobreponerse a su ruptura con Bertin Osborne

Una separación de pareja no es fácil. Sobre todo cuando la ruptura sentimental se establece sobre el soporte del inmenso cariño que perdura en la pareja. Es el caso de Bertín Osborne y Fabiola Martínez. Hay rupturas y rupturas…

Hay brechas que manan sangre. Otras, sin embargo, no. Otras se resquebrajan inapelablemente sin perder ningún atisbo de respeto, de admiración, de consideración el uno por la otra y la otra por el uno.

No perder la estima

Son quizá las separaciones que más duelen. Aquellas que no perdieron la estima y el afecto por ninguna de las partes. Aquellas que mantienen el reflejo luminoso de la llama que tanto ardió de puro amor, de pura pasión, de pura atracción.

Cuando una pareja se rompe en buena sintonía parece que algo a contracorriente ha sucedido ajeno a la voluntad de ambos. Fabiola, esa gran mujer, no lo está pasando bien del todo. Es normal. Pese a que no era la primera vez que la pareja se distancia, todo apunta  que ahora sí es la definitiva.

Solventar los problemas

"Han sido muchos los momentos que hemos intentado solventar nuestros problemas. Hemos hecho lo posible, pero no ha podido ser. Aunque hay mucho cariño, esto es lo mejor para los dos'', han sido palabras sinceras de Fabiola.

La decisión no ha sido fácil. La decisión no está resultando nada fácil. Es comprensible. La pareja llevaba dos décadas juntos. Dos décadas muy unidos. Tienen además dos hijos en común. Dos hijos que son un encanto. El respeto que Bertín y Fabiola, Fabiola y  Bertín se profesan es patente.

Dos hijos en común

Una decisión que no está resultando fácil, ya que la pareja llevaba dos décadas juntos y tienen dos hijos en común, por lo que existe un enorme cariño y respeto entre ambos. Siempre lo ha existido y es algo que no ha cambiado tras la separación.

Fabiola ahora mira al horizonte con una retina nueva. Con una retina renovada. Con una retina diferente. Porque debe avanzar. Debe seguir adelante. Ella tiene agallas para superar esta dificultad.

Guapa y sonriente

Hace apenas unos días reapareció sin previo aviso. En una foto tras disfrutar de la obra teatral ‘La mentira’. Posaba junto a Gema Lozano. Estaba guapa, como siempre. Y sonriente, como siempre. Y risueña, como siempre.

Quiere demostrarse a sí misma que puede ser feliz. Quizá sea demasiado pronto para encontrarse en su plenitud. Pero fuerzas para ser feliz no le faltan. A las pruebas de su cuenta de Instagram nos remitimos. En esta red social la observamos regalando buen humor.

Triste e ilusionada

Su fotografía vale más que mil palabras. Luce gafas de sol. Y va bien abrigada. Y una canción de fondo, una canción en su letrilla. En su mensaje. Una canción de Miguel Campello. Una canción bellísima.

La letra salta a medida de la situación que nos ocupa. "Hay tantas calles por andar, tantas cosas por vivir, que yo me he dado media vuelta. A mí me ha dado por sonreír". Fabiola está triste por la puerta y la etapa que se cierra. Pero ilusionada ante la que se abre de par en par.

Estudios de inteligencia emocional

Tan es así que se ha matriculado en un máster de doble titulación de Administración y Dirección de Empresa. Son estudios que pretende complementar con una especialización en coaching, inteligencia emocional y programación neurolingüistica.

En honor a la verdad, y desde la separación de Bertín y Fabiola, el presentador de "Mi casa es la tuya", de Telecinco, únicamente ha tenido palabras de gratitud hacia ella, hacia Fabiola: "la mujer más integra, independiente y brillante, que he conocido. No voy a encontrar a nadie igual, de manera que no voy a buscar más. Me corto la coleta como los toreros".

Fabiola, tras su separación de Bertín Osborne: "Me ha dado por sonreír"