lunes. 08.08.2022

Hallan al presunto asesino de las niñas de Alcásser pero no le detienen

Miguel Ricart, condenado por el triple crimen de Alcàsser, ha sido encontrado en una calle de la capital en una identificación rutinaria policial

Hallan al presunto asesino de las niñas de Alcásser pero no le detienen. Miguel Ricart, condenado por el triple crimen de Alcàsser, ha sido encontrado en una calle de la capital en una identificación rutinaria policial, han informado fuentes de la Jefatura Superior de la Policía de Madrid a Europa Press.

Ricart no ha sido detenido al no tener deudas pendientes con la Justicia, han detallado las mismas fuentes. Fue sentenciado a 170 años de prisión en 1997 tras haber sido encontrado culpable del secuestro, tortura, violación y asesinato de las adolescentes Miriam García, Desirée Hernández y Toñi Gómez.

Tras la suspensión de la Doctrina Parot, su sentencia se redujo a 21 años, de modo que se preveía su salida de la cárcel para el 19 de enero de 2023. No obstante, Ricart fue liberado de prisión con antelación, el 29 de noviembre de 2013. Es la única persona que ha sido juzgada y condenada en relación con el crimen de Alcàsser.

Un caso lleno de interrogantes

En 1992, el prófugo Antonio Anglés -considerado el autor material del triple crimen- y su cómplice Miguel Ricart secuestraron, violaron y torturaron hasta la muerte a Miriam García, Desirée Hernández y Toñi Gómez, tres niñas de entre 14 y 15 años residentes en la localidad valenciana de Alcàsser. Meses atrás, el diario Las Provincias desveló que la magistrada de Alzira que recibió el traspaso del caso pretende esclarecer si Anglés recibió algún tipo de ayuda para escapar del barco en el que huyó desde Portugal hasta Irlanda. Tras ser sorprendido por la tripulación del «City of Plymouth», fue encerrado en un camarote del que consiguió salir antes de que su rastro se borrara de nuevo.

Por ello, la juez ha emitido una solicitud de auxilio judicial a las autoridades de Reino Unido, donde actualmente reside el que fuera capitán del mercante, Kenneth Farquharson Stevens, a fin de poder tomarle declaración.

En cuanto a Ricart, el 29 de noviembre de 2013 salió del penal de Herrera de la Mancha tras el fin de la doctrina Parot. Pese a que solo había cumplido 21 años de prisión de los 170 a los que fue condenado, «El Rubio» quedó en libertad y cogió un tren en la estación de Atocha del que se apeó en Linares. En apenas dos semanas pasó por Córdoba, Valencia, Gerona y finalmente Francia, donde se le perdió la pista. Hasta ahora.

Hallan al presunto asesino de las niñas de Alcásser pero no le detienen