domingo 22/5/22

Desde la llegada de la pandemia, hace casi un año que tanto la reina Isabel II como toda la familia real británica no se dejan ver por Londres, debido a que registra un alto grado de incidencia de casos positivos en coronavirus.

Reina Isabel II y su marido el duque de Edimburgo Reina Isabel II y su marido el duque de Edimburgo

La reina Isabel II ha decidido cambiarse del palacio de Buckingham e ir al castillo de Windsor, más retirado del foco de contagio. Mientras, el príncipe Carlos y Camila también han cambiado su domicilio, y se encuentran en Highdrove House, su casa de campo en Gloucester, en vez de en Clarence House, su residencia oficial en Londres.

Duques de Cambridge

Por otro lado, los duques de Cambridge también han tomado la misma decisión de irse de la capital británica, a pesar de que ninguno de ellos pertenece a un grupo riesgo. Sin embargo, actualmente no residen en el palacio de Kensington sino en Anmer Hall, la casa que tienen en Norfolk.

Los hijos del matrimonio, George y Charlotte, se encuentra estudiando desde su casa, como el resto de niños británicos, ya que aún no han retomado las clases presenciales. Ante la presencia de los niños siempre en casa, la reina Isabel II ha decidido cederles Sandringham House como lugar de trabajo.

De esta forma, podrán tener un espacio de trabajo sólo para ellos y sin ningún tipo de distracción. Este mismo martes ya pudimos ver a Kate Middleton disfrutando de este espacio en una videollamada que realizó dando las gracias a todas las enfermeras por su sobresfuerzo en la lucha contra el coronavirus.

Sandringham House

Sandringham House Sandringham House

Sandringham House, situada a pocos kilómetros de Anmer Hall, fue comprada por la reina Victoria y es famosa por ser la villa donde la familia real británica pasa sus vacaciones de Navidad. La reina Isabel II se trasladaba allí unos días antes de la Nochebuena y no regresaba al Palacio de Buckingham hasta el 6 de febrero, fecha en la que la monarca conmemora el aniversario de la muerte de su padre, Jorge VI, fallecido en Sandringham.

Estas han sido las únicas Navidades que la reina Isabel II, debido a la pandemia, no ha podido cumplir con esta tradición. Este año la reina Isabel II y su marido, el duque de Edimburgo, decidieron pasar la Navidad en el Castillo de Windsor.

Por tanto, Sandringham House permanece vacía, lo que ha dado al duque y la duquesa de Cambridge un espacio extra para continuar con su agenda oficial mientras duren las medidas de confinamiento del Reino Unido.

Vacunados de Covid-19

La campaña de vacunación contra el coronavirus comenzó en Reino Unido en el mes de diciembre, y tanto la reina Isabel II como su marido, Felipe de Edimbirgo, han sido ya vacunados.

La soberana, que va a cumplir 95 años, y su marido, a punto de cumplir los 100 años, pertenecen al grupo de riesgo. Por ello, le tocó el pasado 9 de enero el turno de ponerse la vacuna. Un comunicado del Palacio de Buckingham señalaba que «la Reina y el duque de Edimburgo han recibido hoy las vacunas Covid-19«. Un médico se ha desplazado hasta el Castillo de Windsor para inyectarles la dosis, donde están pasando este nuevo confinamiento.

El ministro de Salud del Reino Unido, Matt Hancock, ha elaborado un calendario de vacunación en el que prevalecerán tanto los trabajadores sanitarios que trabajan en el frente de la pandemia como los ancianos. Sin embargo, como informó The Mail on Sunday, la gobernante y su esposo no tienen preferencia sobre los demás. Y así ha sido.

El duque de Edimburgo y la reina Isabel II, cuyo reinado es el más largo en la historia del Reino Unido, recibieron la vacuna contra el coronavirus de Pfizer y BioNTech un mes después de que comenzara la campaña. La primera vacuna la recibió el martes 8 de diciembre una mujer llamada Margaret Keenan, de 90 años. Se espera que los abuelos del príncipe William y Harry reciban la segunda dosis a finales de mes.

La reina Isabel II cede su residencia de invierno a los duques de Cambridge