sábado 28/5/22

Muere ahogada al querer saber cuántas galletas cabían en su boca

 La joven madre de 24 años murió en una fiesta familiar 

Juegos mortales no tiene por qué ser necesariamente un título de película de fin de semana en nuestra televisión de pantalla plana. Beth Gaskin, una joven madre de 24 años, murió durante una fiesta familiar mientras intentaba demostrar cuántas galletas podía meterse en su boca. Una demostración fatal. Una demostración innecesaria. Una demostración con punto y final.

Gaskin estaba con familiares y amigos en su casa de la localidad inglesa de Bourne cuando se le ocurrió una idea: averiguar cuántas «Jaffa Cakes», similares a galletas o tortas con un ligero baño de chocolate, podían caber en su boca. Patética idea. Poco después comenzó a toser, yendo rápidamente al baño para escupirlas. No pudo contenerlas. Sufrió… ¿un ataque de voz? ¿Qué le estaba ocurriendo?

Al notar que tardaba mucho tiempo -demasiado tiempo- en salir, un amigo fue a buscarla y la encontró desplomada. Desplomada y en parada cardiorrespiratoria. Pese a que pudo recibir primeros auxilios, la joven finalmente fallecía cinco días después. Nada pudo hacerse.

La madre adoptiva de Gaskin, quien tenía una hija de tres años, estuvo en contra del 'juego' desde el primer momento: "Recuerdo que levanté las cejas cuando mi hija Bethan comenzó el juego, pensando, ¿cuántos años tienes?". La mujer asimismo ha querido advertir sobre el peligro de este tipo de 'juegos', señalando que "en mi corazón sabía que la habíamos perdido antes de que la metieran en la ambulancia. Había pasado demasiado tiempo". Un horror. Un auténtico horror.

Muere ahogada al querer saber cuántas galletas cabían en su boca