lunes 25/10/21

Nuevas revelaciones sobre el terrible crimen de las niñas de Alcásser

La Policía escocesa ha vuelto a tomar declaración a miembros de la tripulación con el objetivo de reconstruir la fuga de Anglés
Nuevas revelaciones sobre el terrible crimen de las niñas de Alcásser
Nuevas revelaciones sobre el terrible crimen de las niñas de Alcásser

Casi tres décadas después hay nuevas revelaciones sobre el terrible crimen de las niñas de Alcásser. Un oficial del buque de contenedores 'City of Plymouth', la embarcación en la que supuestamente huyó Antonio Anglés, principal sospechoso del asesinato de las niñas de Alcàsser, ha vuelto a confirmar que el hispano-brasileño era el polizón que logró huir en aguas irlandesas, donde el caso pierde la pista.

La Policía escocesa ha vuelto a tomar declaración a miembros de la tripulación con el objetivo de reconstruir la fuga de Anglés y buscar nuevas pistas.

A Antonio Anglés se le perdió la pista en un barco con destino a Irlanda en 1993, en el que se coló como polizón. "Antes de llegar a Dublín, vi por última vez a Antonio Anglés", dijo Kenneth Steven, el capitán del barco, al programa Equipo de Investigación en 2018.

Encerrado con llave en un camarote

Fue uno de los miembros de la tripulación quien lo encontró. El capitán Stevens aseguró entonces que fue cerca de la sala de máquinas donde lo hallaron. Anglés fue encerrado con llave en un camarote. Incluso bloquearon ventanas y puertas con tablas de madera.

El capitán, además, explicó que "era materialmente imposible que escapara desde dentro". Pero al llegar a Dublín ya no estaba. Por ello, Stevens siempre ha creído que "alguien tuvo que dejarle salir y haber recolocado la madera. No pudo escapar de ese camarote sin ayuda".

Coche en el que trasladaron a las niñas

El pasado mes de mayo, una asociación de criminólogos personados en la causa del crimen de las niñas de Alcàsser solicitó al juez que con las nuevas técnicas se volviese a examinar el coche en el que pudieron trasladar a las niñas. Se trata de los dos vehículos (un Opel Corsa y un Seat Ronda) que pertenecían a Miguel Ricart y a Antonio Anglés.

Nuevas revelaciones sobre el terrible crimen de las niñas de Alcásser