miércoles 25/5/22

¿Por qué guardamos los huevos en la nevera?

¿Se trata de un problema de refrigeración, de envasado o de falso mito?

La pregunta manda bemoles. Por no decir huevos en su más carpetovetónico significado. A veces no terminamos de reparar en circunstancias que observamos a diario: posiblemente porque nuestro frenesí así nos lo impide o porque damos por aceptadas circunstancias que la realidad -la nuestra- nos las entrega ya codificadas. Sucede que no podemos tener ojo avizor para todo cuanto se cuece en derredor ni para la práctica totalidad de la carencia de explicaciones que afecta a nuestro devenir cotidiano.

El periodismo, en su aportación social, también ha de lanzar preguntas al aire precisamente porque sus respuestas no son archisabidas. Sino más bien todo lo contrario. El titular de la pieza informativa que hoy proponemos puede servir de claro ejemplo.

A saber: si el supermercado no lo hace, ¿por qué entonces nosotros, todos nosotros, guardamos los huevos en la nevera? ¿Por qué nos acostumbraron a que los huevos es producto de inmediata reserva en las cajetillas interiores de frigorífico?

Una primera aseveración: los huevos pierden frescura porque evapora agua a través de la cáscara -que está hecha de un material poroso-. Por esta directa razón se conserva siempre mucho mejor en ambientes fríos.

Por tanto: cuando un objeto, cualquiera que fuese, pasa del frío al calor provoca que el agua se condense. Esto, en el particular caso de los huevos, podría ser altamente peligroso. ¿Por qué? Pues porque la humedad condensada en el camino del supermercado a casa podría conducir alguna contaminación en su interior.

Este riesgo registra un alto índice, ya decimos, de contaminación. En casa, por consiguiente, sí pueden y deben guardarse directamente en la nevera porque saltan, por así decirlo, de su interior al plato.

De modo que no nos acostaremos sin manejar este dato. Y que ya recordaremos cuando nos chupemos los dedos disfrutando con el deleite de un plato de huevos rotos, de huevo a la flamenca, de huevo a la bechamel, de huevos con chorizo o de cualquier versión rellana de tortillas tan de aquí y tan de ahora.

¿Por qué guardamos los huevos en la nevera?
Comentarios