lunes. 08.08.2022

¿Qué combustible utilizan los trenes y cuánto gastan?

Mucho ha cambiado en los últimos años y ahora lo que más se busca es la sostenibilidad y la responsabilidad en cuanto a combustible

En España, si hablamos de trenes rapidamente lo asociamos a Renfe. Es "la empresa líder del medio de transporte colectivo que menos contamina". Así se define en su propia web. Y es que Renfe tiene al año más de 500 millones de pasajeros entre sus distintos servicios y eso también hace que tenga un gran consumo de combustible.

En este artículo nos vamos a centrar sobre ¿Qué combustible utilizan los trenes y cuánto gastan? A simple vista, cualquier persona diría que gasolina o diésel, sin embargo mucho ha cambiado en los últimos años y ahora lo que más se busca es la sostenibilidad y la responsabilidad.

Bajo el lema "al futuro, sin duda, se viaja en tren", Renfe quiere que los pasajeros apuesten por el tren como medio de transporte de referencia.

Renfe, primer consumidor de energía eléctrica renovable como combustible en España

En el caso de los trenes, Renfe solo utiliza el 20 por ciento del tráfico total en combustible diésel. El 80 por ciento restante son trenes eléctricos. De esta manera, Renfe es el primer consumidor de energías renovables de España. Es decir, en un tren con cinco vagones, solo el de cabeza utiliza combustible diésel. El resto son eléctricos. En el caso de las líneas de Cercanías, actualmente es diésel cien por cien.

Por ello, el 100% de la energía consumida es renovable. Además, en busca de la sostenibilidad y en su apuesta por mejorar el medio ambiente, Renfe trabaja para sustituir el combustible diésel por otras alternativas. Por ejemplo, utilizar como combustible el Gas natural Licuado, una energía más limpia, o Pila de Hidrógeno, libres de contaminación local y efecto invernadero.

Además, en las instalaciones de la compañía, tanto en oficinas como talleres, promueven la compra de energía verde y la producción de energía renovables, como son la energía eólica o la energía fotovoltaica.

En 2019, Renfe compró 2,5 Twh de energía eléctrica verde (con certificados de Garantía de Origen), para la energía de tracción de todos sus vehículos eléctricos. Esto supone, como hemos indiciado con anterioridad, el 80 por ciento del tráfico de la compañía.

Con esto, Renfe se ha convertido en el primer consumidor final de energía renovable de España. En este caso, con más de un 2,6% del total de la energía renovable eléctrica consumida en nuestro país.

De esta forma, permitirá la reducción de más de 7 millones de toneladas de CO2 hasta 2030 en el conjunto de la red ferroviaria sobre la que operamos.

Alternativas de combustible más renovables

Como hemos indicado, Renfe quiere apostar por combustibles que sean más sostenibles y mejoren el medio ambiente. Para ello busca alternativas para dejar de utilizar el combustible diésel, con dos alternativas como el Gas Natural Licuado y el Hidrógeno.

Desde Renfe llevan trabajando mucho tiempo en proyectos con el objetivo conseguir que el Gas Natural Licuado sea un combustible de tracción alternativo para sus trenes. De hecho, en 2018 ya hicieron una prueba a nivel mundial.

En este caso fue un un tren de viajeros impulsado con este combustible, con la transformación de un tren serie 2600 de ancho métrico que ya circula (en fase de pruebas/prototipo) en la línea Caudal - Aller/Figaredo.

Tras un largo estudio, los profesionales han sacado varias conclusiones. Una de ellas es que manteniendo velocidades similares a las de los vehículos con combustible diésel, as emisiones se reducen un 45% (kgCO2/km), siendo el coste €/km un 25% menor.

Otra posible solución como combustible es el hidrógeno, que cuenta con las características idóneas para sustituir a los combustibles fósiles empleados actualmente. ¿Por qué? Pues debido a su elevadísimo poder calorífico, su abundancia en la tierra y la contaminación nula a nivel local y susceptible de llevarse a cero emisiones, en algunas formas de generación, que supone su uso.

Durante años, Renfe tenía un proyecto pionero en el mundo de un vehículo ferroviario/tranviario con un sistema de tracción basado en pila de combustible de hidrógeno, baterías y supercondensadores.

En ese sentido, lanzó un nuevo Plan de Compra de Trenes hemos ha incluido el Hidrógeno como una de las opciones más versátiles para hibridar la tracción ferroviaria.

La generación de energía eléctrica en base a renovables se encuentra entre el 35 y 45%, según el año, por lo que disponer para usos ferroviarios de una parte de esa cuota, situaría al ferrocarril en un 73,6% de descarbonización total.

¿Cuánto gastan los trenes?

El gasto del tren va a depender del tipo de vehículo y de la ocupación del tren.

En el caso del metro o tranvía, el consumo real según su ocupación media, que es del 21%, es de 1,5 litros, mientras que el consumo de combustible teórico para la ocupación ficticia del 100% es de 0,4 litros.

En el caso del tren de cercanías, su ocupación medía es del 30%, para la que tiene un consumo medio de 2,3 litros; mientras que el consumo teórico de combustible para la ocupación ficticia al 100% sería de 0,7 litros.

Por último, en el caso del tren regional, el consumo de combustible según su ocupación media es de 5,4 litros, mientras que el consumo teórico para la ocupación del 100% es de 1,1 litros.

¿Qué combustible utilizan los trenes y cuánto gastan?