sábado. 20.07.2024
Aprender idiomas
Aprender idiomas

Aprender un nuevo idioma puede ser un proceso largo, aunque no tiene que ser un proceso difícil.

Existen métodos de estudio probados, así como increíbles herramientas que hacen que el proceso de aprender un nuevo idioma sea efectivo.

Hace poco, entrevistaron a Olly Richards, un políglota exitoso, quien habla 8 idiomas a la perfección y es ampliamente conocido por ser el creador del portal y el podcast I Will Teach You a Language. Richards asegura que, con disciplina, constancia y sumergiéndonos en el nuevo idioma, es posible aprender y dominar una nueva lengua en 90 días.  Olly Richards explica que existen reglas efectivas y secretos que pueden llevarnos al éxito al aprender un idioma extranjero, pero también, debemos saber que existen errores comunes que, por lo general, hacen que no veamos progreso y que finalmente nos rindamos y abandonemos el proceso.

Aquí, analizamos los errores principales que se cometen al aprender un nuevo idioma.

Tener miedo de cometer errores

Quizás el error más común al aprender un nuevo idioma es tener miedo a cometer errores.  Los errores deben aceptarse cuando se trata del estudio de idiomas. Uno de los errores más grandes que puede cometer un estudiante es no intentarlo por miedo al fracaso. Si quieres aprender, sé valiente y creativo, improvisa, habla. Cualquier equivocación que cometas solo sirve para mostrar en qué podrías trabajar más. Piensa en cada error como un paso adicional hacia tus objetivos de aprendizaje.

No tener conexión con el idioma

Si tuviera que nombrar solo un error que la gente comete cuando aprende un nuevo idioma, entonces tiene que ser la ausencia de una conexión entre la persona que quiere aprender el idioma y el idioma. Es decir, no tener una motivación lo suficientemente fuerte para estudiar el idioma en primer lugar.

Y si bien el vocabulario, la gramática o el material de estudio adecuado es importante, sin el razonamiento adecuado para el aprendizaje de idiomas, el proceso de aprender un nuevo idioma probablemente no será exitoso.

Perder el impulso

Muchos estudiantes nuevos y entusiasmados con aprender un nuevo idioma tienen su mayor impulso desde el principio. La sensación de entusiasmo que acompaña al inicio del proceso de aprendizaje del idioma ciertamente debe aceptarse, pero, ¿Cómo se mantiene el impulso después de los meses iniciales? Lo correcto es que te enfoques en la necesidad y busques estudiar temas que se relacionen más con tus intereses. Si te gusta la comida, aprende más vocabulario relacionado con la cocina. Si tienes pasión por los viajes, estudia palabras que te ayudarán a viajar y si necesitas un vocabulario más enfocado en negocios o finanzas, trata de concentrarte en frases de negocios desde el principio. De vez en cuando, ve una película o ve a una feria cultural para recordarte por qué comenzaste a aprender ese idioma en primer lugar.

No te centres solo en la gramática

¡Sí, la gramática es importante! Y no podrás hablar un idioma si no sabes nada sobre su gramática. Pero, la gramática no lo es todo. Al menos no cuando todavía estás familiarizado con el idioma. Tu principal objetivo siempre debe ser comprender lo que dicen otras personas y luego hacerte entender.

Al final, si puedes nombrar todas las reglas del tiempo pasado en un idioma en específico, pero no puedes entender una conversación básica, entonces realmente deberías cambiar tu enfoque para aprender ese idioma. Así que no te concentres solo en la gramática, sino que debes tratar de incorporar tantos ejercicios de comprensión auditiva, lectura y expresión oral como sea posible en tu rutina de estudio.

No te equivoques eligiendo tus recursos y herramientas de aprendizaje

Hay un montón de recursos y herramientas increíbles para aprender idiomas, pero algunos recursos son mejores que otros. Estas herramientas te dan la primera idea de un idioma y también te ayudan a practicar algo de vocabulario, Sin embargo, cuando tus habilidades lingüísticas comienzan a evolucionar, también necesitarás ajustar tu forma de estudiar.

No pienses demasiado en las reglas

Una persona que domina un idioma no tiene que pensar mucho mientras lo usa. El lenguaje se vuelve casi una respuesta instintiva, un sentimiento. Las reglas son importantes para hablar correctamente, pero no se debe tratar la experiencia del lenguaje como una fórmula matemática. Habla con tu instinto siempre que sea posible (y, como dijimos antes, no te preocupes si cometes errores). Ten en cuenta las reglas gramaticales, pero trata de no depender de clasificarlas cada vez antes de hablar.

No invertir en las clases de idiomas adecuadas

Si crees que puedes ir a una clase grupal de idiomas una vez a la semana y aprender un idioma de esa manera, estás equivocado.

En las clases grupales, muchas veces a los otros participantes les falta motivación. Sin embargo, las clases realmente intensas, en las que, por ejemplo, tendrías clases varias veces a la semana, serían completamente diferentes ya que nadie se va a inscribir en una clase como esa si no tiene suficiente razonamiento y motivación para aprender el idioma.

No intentar hablar

Hablar en un idioma extranjero puede ser aterrador y, por supuesto, no querrás cometer ningún error. Pero seamos honestos, lo más importante de un idioma es hablar y poder comunicarse. Comienza a tratar de hablar lo antes posible en el nuevo idioma. Y si cometes muchos errores, no te preocupes, los irás perfeccionando poco a poco.  Cuanto más hables, más confianza adquirirás y más rápido aprenderás.

No enfocarte en el vocabulario relevante

Por supuesto, el vocabulario es importante, realmente importante. ¿De qué otra manera vas a aprender a hablar si no sabes ninguna palabra? ¡Pero comienza con un vocabulario que sea realmente relevante!

En primer lugar, obviamente, céntrate en algunos conceptos básicos importantes. Pero después de eso, intenta aprender nuevas palabras sobre temas que te parezcan interesantes y de los que te gustaría hablar en la vida real.

Por ejemplo, puedes encontrar algunos artículos sobre temas que te gusten y estudiar el vocabulario que encuentres en el texto.

No ser coherente. ¡La consistencia es clave!

Al comienzo del proceso de aprendizaje, tienden a estar súper motivados, compras mucho material de estudio, pasas mucho tiempo estudiando y luego, cuando no ves resultados, esa motivación desaparece repentinamente.

Si tienes una agenda ocupada y te falta tiempo libre, intenta incorporar el idioma a tu vida diaria de otras formas. Por ejemplo, escucha un podcast en el idioma que estás aprendiendo mientras haces las tareas del hogar. O mira tu programa de televisión favorito en el idioma extranjero. Cambia el idioma en tu teléfono y revisa la configuración de tu teléfono. ¡Todo funciona siempre que seas constante!

Rendirse y sentirse frustrado

Nada más frustrante cuando crees que has logrado un gran progreso, pero luego, cuando escuchas hablar a hablantes nativos, no puedes entender nada. Esa experiencia definitivamente puede ser desalentadora, por decir lo menos. ¡Pero no te rindas! Es totalmente normal sentirse frustrado, pero es importante seguir adelante de todos modos.

Trata de familiarizarte más con el sonido del idioma, incluso si no comprendes mucho. Escucha a la gente hablar, mira programas de televisión en ese idioma o ten un canal de radio con el idioma que estás aprendiendo de fondo. Al estar expuesto al idioma (y el acento) todos los días, podrás empezar a comprender el idioma más fácilmente y a entender cómo se pronuncian las palabras.

¡No olvides divertirte!

Nunca olvides por qué empezaste a aprender un nuevo idioma en primer lugar. Con demasiada frecuencia, las exigencias de buscar la perfección nos vuelven ansiosos por aprender más rápidamente. Relájate, usa el idioma, encuentra formas de hacer que el estudio sea divertido y, lo más importante, encuentra amigos con los que puedas emprender este viaje.

Si quieres aprender un nuevo idioma, no cometas estos errores