sábado 28/5/22

Ripple, la criptomoneda bancaria

Gran futuro para una criptomoneda que se diferencia del resto y apuesta por una liberalización de las transacciones bancarias

Cuando hablamos de criptomonedas la primera que se nos viene a la mente es el Bitcoin. Aunque la entrada de una nueva moneda, el Ripple ha convencido a tantos analistas que se llega a creer que alcanzará más importancia que el Bitcoin. Actualmente se encuentra en el top tres de monedas con más capitalización en el mercado.

¿Qué es Ripple?

En 2012 Larsen y McCaleb fundaron OpenCoin, la empresa encargada del desarrollo de RippleNet, la red que soporta la moneda. Después pasó a denominarse como Ripple Labs. Ripple, con sus siglas XRP, es una criptomoneda cuya plataforma utiliza tecnología de Blockchain, misma que es cada vez mejor aceptada por instituciones financieras. Ripple permite hacer una transferencia y liquidarla en entre 5 y 10 segundos, lo que supone una gran diferencia con respecto al Bitcoin.

Esta velocidad de transacción hace que el principal objetivo de esta moneda no sea convencer a las personas para que cambien su dinero por Ripple, el objetivo principal que los creadores hacen hincapié es que las instituciones financieras adopten esta plataforma como medio de pago único. Una transferencia bancaria hoy en día supone un plazo de unos 3 días, y según si el emisor y receptor comparten la misma red. En cambio, Ripple tardaría pocos segundos en realizar esa transferencia, independientemente del emisor o receptor y sus características.

De cara a una inversión, conocer las diferencias intrínsecas de cada activo puede resultar decisivo. Conocer las características del Ripple, como muestra Coinlist, respecto a las demás criptomonedas ayuda al inversor en su toma de decisiones.

El 29 de diciembre de 2017 el Ripple tuvo una crecida espectacular, situando su precio como máximo histórico a 1,90 dólares. Esta subida fue originada por la aceptación de la plataforma RippleNet por parte de firmas financieras en Japón y Corea.

Características del Ripple

  • Centralización. A diferencia de las demás criptomonedas, todos los nodos operan desde RippleLabs en San Francisco.
  • Minería casi inexistente. Todos los Ripple fueron minados el día de su creación, los creadores se quedaron con un 20 por ciento y destinaron el 80 por ciento restante al sistema.
  • Eficiencia. Ripple es mucho más eficiente que cualquier otra moneda, sus transacciones se realizan en segundos y la comisiones son muy bajas. Actualmente están a 0,00001 XRP (unos 0,0000125 USD). Comisiones que ningún agente adquiere, estas se destruyen.
  • Mayor procesamiento. Ripple tiene mayor capacidad de procesamiento de transacciones, elevando el número de estas hasta 50.000 transacciones por segundo. En cambio, Bitcoin y Ethereum solo pueden procesar 7 y 15 respectivamente.

El futuro del Ripple se le augura prometedor, por ser una criptomoneda que se diferencia del resto, y apuesta por una liberalización de las transacciones bancarias. Esta diferenciación muchos la critican ya que el objetivo inicial de las criptomonedas es el reemplazar la moneda FIAT, dinero fiduciario o dinero inorgánico.

Los inversores pueden pensar que invertir en Ripple es invertir en Ripple Labs y que la viabilidad de la empresa dependa del éxito de la moneda. A su vez Ripple depende de la gestión y los acuerdos que la empresa alcance.

Ripple, la criptomoneda bancaria
Comentarios