martes 17/5/22

A cualquiera nos puede pasar. Vivimos al límite y muchas veces no prestamos atención a los pequeños detalles -como comprobar el depósito de combustible de nuestro coche-. Desde que salimos de casa iniciamos una auténtica carrera a contrarreloj en busca de la mayor eficiencia y rendimiento de nuestro tiempo. Sin embargo, las prisas suelen ser malas consejeras. Muchas veces nos dejamos guiar por nuestro institución o nuestras percepciones. Pero es en la falta de atención donde aparecen los verdaderos problemas.

Combustible

Lo cierto es que circular justo de gasolina es peligroso, pone en riesgo al vehículo y, además, puede conllevar una costosa multa. Por todo ello, lo primero que debemos hacer al montarnos en nuestro coche es comprobar el estado del depósito de combustible. En caso de que el depósito entre en reserva se iluminará el icono de cuadro de instrumentos. En el caso de los coches más modernos, incluso, podremos recibir una alerta en forma de pitido cuando se produzca este aviso. Por todo ello, en cualquiera de las dos situaciones anteriores, lo primero que debemos hacer es dirigirnos hacia la estación de servicio o gasolinera más cercana.

Sin pérdida de puntos, pero con sanciones económicas

La ley de tráfico y la DGT no recogen sanciones en forma de pérdida de puntos de carné de conducir por quedarse sin combustible en la carretera. Sin embargo, existen diferentes tipos de sanciones, que pueden ir hasta los 3.000 euros. Aunque el hecho de quedarse sin combustible no está sancionado por ley, las circunstancias que conlleva el hecho sí son sancionables. El Reglamento General de Circulación no sanciona la falta de combustible sino el estacionamiento en el arcén (únicamente permitido en caso de accidente o avería) con multas de 200 euros.

Además, el reglamento también penaliza la maniobra del conductor por el riesgo existente tanto para el propio usuario como para el resto de usuarios de la vía. Estos peligros se concretan en tres supuestos diferentes recogidos por elMIRA.es:

Primera infracción:

Si te quedas sin combustible en mitad de una carretera (sea del tipo que sea) y detienes tu vehículo de forma indebida en un lugar no habilitado la Guardia Civil te puede imponer una sanción de 200 euros.

Segunda infracción:

Si además realizas maniobras que dificulten la visibilidad de otros conductores o les obligues a realizar maniobras antirreglamentarias (sobre todo de noche) puedes recibir otra multa de 200 euros. Al no quedar combustible, el motor del vehículo se apaga y se pierde la asistencia a la dirección y al frenado. Para ello, es imprescindible que conduzcas con precaución y sin provocar distracciones para evitar cualquier tipo de daño propio o ajeno.

Tercera infracción

En tercer lugar, es imprescindible tomar todas las medidas para señalizar la posición de nuestro coche y advertir al resto de conductores de la existencia de un obstáculo o peligro en la carretera. Para ello, al salir del coche debes llevar puesto el chaleco reflectante y colocar los triángulos de emergencia para señalizar la presencia del vehículo.

En esta circunstancia, lo ideal es pegarse todo lo posible a la parte derecha y, a ser posible, salir fuera de la calzada dejando libre la parte transitable del arcén.

En este último caso, y teniendo en cuenta que los seguros no suelen cubrir este tipo de asistencia en carretera, deberemos dirigirnos a pie hacia la gasolinera más cercana o llamar a la grúa para que procedan a la retirada de nuestro vehículo. Por último, en caso de ir a una gasolinera, el combustible que adquiramos debe estar envasado correctamente ya que la DGT puede imponer sanciones de hasta 3.000 euros en caso de no llevarlo.

¿Te pueden multar por quedarte sin combustible?