domingo 22/5/22

Una mujer contagiada por Coronavirus escupe a cuatro ertzainas. Cuatro agentes de la Ertzaintza se encuentran confinados, siguiendo el protocolo contra la covid-19. Todo después de que una paciente infectada por el patógeno que se había fugado del hospital bilbaíno de Basurto les escupa.

Según ha informado el Departamento vasco de Seguridad, el suceso se produjo en la noche de este pasado jueves. En ese momento, los ertzainas se desplazaron a una vivienda para localizar a la paciente que, afectada por el coronavirus, había abandonado el centro hospitalario.

Al parecer, la mujer, paciente pisquiátrica, escupió a su llegada los agentes; por lo que todos ellos han sido confinados siguiendo el protocolo establecido contra la covid-19.

Robos en comercios y dependencias municipales en el País Vasco

La Ertzaintza ha detenido esta pasada noche en las localidades guipuzcoanas de Tolosa y Anoeta a dos individuos, de 21 y 22 años de edad, acusados de sendos delitos de robo con fuerza. Presuntamente, ambos podrían formar parte de un grupo de cuatro individuos que, entre las ocho menos cuarto de la tarde de este pasado jueves y las dos menos cuarto de la madrugada de hoy, habrían perpetrado diversos robos en comercios y dependencias municipales de Tolosa. Otros dos individuos habrían conseguido huir y se investiga ahora su paradero.

Según ha informado el Departamento vasco de Seguridad, sobre las ocho menos cuarto de la tarde de este pasado jueves, la Ertzaintza tenía conocimiento, a través de la Policía Municipal de la localidad tolosarra, de que en una tienda de 'chuches' de la calle Nafarroa cuatro individuos habían tenido un percance con los propietarios y habían empujado a una empleada, tirándola al suelo.

Unos minutos más tarde, cerca de las ocho de la tarde, también fue informada de que tres individuos, vestidos de negro y con un 'buff' ocultándoles la cara, se encontraban en el interior de una peluquería de la localidad cuando el negocio se encontraba cerrado, por lo que tal vez estuviese siendo objeto de un robo.

Rotura de una cristalera

Poco después, una patrulla de la Ertzaintza se personaba en el lugar, donde ya había llegado otra dotación de la Policía Municipal. Así, los agentes pudieron comprobar que los ladrones habían forzado la entrada rompiendo una cristalera; lo que había provocado que alguno de ellos tal vez se hubiera cortado, ya que "había bastante sangre en el lugar". Además, el interior del negocio estaba revuelto.

Más tarde, sobre las ocho y veinte de la tarde, la Policía vasca era informada de que dos vigilantes de un apeadero de Renfe, en la calle Rondilla, habían sido agredidos por tres individuos. Habían llegado hasta allí caminando por las vías y cuya descripción coincidía con la de los implicados en el robo anterior.

Una mujer contagiada por Coronavirus escupe a cuatro ertzainas