jueves. 29.02.2024
undefined
Picadura de tabaco ilegal / Foto: EP

La Agencia Tributaria ha desmantelado en las provincias de Málaga y Sevilla una organización criminal que se dedicaba, "de manera muy activa", al reparto, venta y distribución de labores de picadura de tabaco de origen ilegal. Las operaciones han tenido lugar en el Polígono Industrial de Guadalhorce de Málaga, La Estrella y en las localidades sevillanas de La Luisiana y Dos Hermanas. Los detenidos han pasado a disposición del Juzgado de Instrucción número 8 de Málaga capital.

La primera de las actuaciones se realizó el pasado mes de noviembre y tuvo lugar en las conocidas como "mini naves" del Polígono Industrial Guadalhorce de Málaga capital, donde se descubrió un primer centro clandestino de manufacturación y distribución de picadura de tabaco de contrabando preparada para su consumo, informa la Guardia Civil en una nota de prensa recogida por El Mira.

En aquel momento, fueron detenidas tres personas por la presunta comisión de un delito de contrabando, y la incautación de un total de 943 kilos de picadura de tabaco lista para fumar, con una valoración oficial de 150.720 euros.

Polígono La Estrella

En la segunda actuación, a finales del mismo mes de noviembre, los funcionarios localizaron otro centro de distribución con el que acababan de hacerse los investigados en sustitución del anterior. En las nuevas instalaciones, situadas en Polígono Industrial La Estrella, en Málaga, los investigadores de Vigilancia Aduanera aprehendieron otros 820 kilos de picadura de tabaco de contrabando. Estaba preparada para su consumo, contenido en 820 bolsas transparentes e iguales, de un kilogramo cada una, con una valoración oficial del tabaco de 131.200 euros.

La Luisiana y Dos Hermanas en Sevilla concluyeron la fase operativa

La tercera y última fase operativa se realizó simultáneamente en las localidades de La Luisiana y Dos Hermanas en la provincia de Sevilla, este mes de marzo. Allí, los cabecillas de la organización investigada venían transformado la hoja de tabaco en picadura idónea para ser consumida mediante la correspondiente elaboración y uso de maquinaria industrial que, asimismo, ha sido intervenida.

En estos centros se incautaron mesas picadoras profesionales de hoja de tabaco capaces de picar entre 80 y 100 kilos de hojas por hora, selladoras térmicas para bolsas de plástico y diversos utensilios para el pesado y picado del producto, así como paquetes de bolsas de plástico vacías del mismo tipo de las encontradas con el tabaco picado ya preparado para su distribución.

La incautación de este material acredita, a juicio de los investigadores, que en estas naves se había picado la hoja de tabaco y transformado en labores de tabaco de forma masiva y durante un largo periodo de tiempo, dado que cada uno de los rodillos picadores tenía capacidad para picar más de 100.000 kilos de hojas, y ya habían sido utilizados cinco rodillos, además del instalado en la máquina picadora.

En estos centros se procedió, igualmente, a la incautación de otros 973 kilos de picadura de tabaco lista para fumar, que se encontraban ya preparados para su distribución, con una valoración oficial de 155.680 euros.

Funciones muy delimitadas

Las investigaciones realizadas por los funcionarios de Vigilancia Aduanera en Málaga, han permitido conocer la existencia de un grupo criminal con una estructura organizada, jerarquizada, con permanencia temporal y con reparto de tareas, donde se ha logrado identificar "a los jefes de la organización" y ha sido posible distinguir las funciones que tenían los distintos grupos.

Existía, por un lado, un grupo dedicado a las "tareas administrativas" (recepción de solicitudes de pedidos, confección de etiquetas para adherir a los paquetes, control de reembolsos y devoluciones, entre otras). Otros miembros de la organización se encargaban de la labor de recepción del tabaco a granel, desnervado, picado fino, humectación y embolsado.

A su vez, una serie de personas se encargaban de la preparación física de los pedidos para los clientes, empaquetado de las bolsas de la picadura, y su entrega a la empresa de transportes encargada de la distribución. Finalmente, una serie de personas de la organización eran las encargadas de la canalización y recuperación del dinero: "los banqueros".

La mayoría de los detenidos tiene "numerosos antecedentes y detenciones por este mismo tipo de ilícitos" y, por tal motivo, se encuentran imputados en diferentes juzgados por delitos de contrabando. Una vez instruido el correspondiente atestado policial por los funcionarios de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria en Málaga, el tabaco aprehendido, junto con los detenidos, así como las actuaciones realizadas, han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 8 de Málaga capital.

Este Juzgado  ha dirigido las actuaciones e investigaciones practicadas en las correspondiente diligencia previas, por los presuntos delitos de contrabando, pertenencia a grupo criminal, blanqueo de capitales y contra la salud pública.

Pillan una red de contrabando de tabaco en Málaga y Sevilla