jueves 28/10/21

Así fue el maremoto que destruyó Cádiz en 1755

El maremoto fue una catástrofe tan fuerte que no sólo afectó a Huelva y Cádiz, sino que también a Córdoba, Sevilla, Huelva y Jaén
Así fue el maremoto que destruyó Cádiz en 1755
Así fue el maremoto que destruyó Cádiz en 1755

La Provincia de Cádiz es un lugar que se caracteriza por su creciente auge turístico, una localidad bañada por las playas más hermosas del sur de España y que, aunque muchos no lo saben, tiene también una resilencia tremenda, pues ha podido reponerse de algunas embestidas, por ejemplo, fuertes catástrofes naturales, como lo fue el maremoto que destruyó Cádiz en 1755.

Uno de los eventos que más ha causado estragos en muchas de las municipalidades de la Provincia, especialmente en la ciudad Capital del mismo nombre, y que podría volver a repetirse. En las últimas semanas ya se habla de que una ola gigante de 12 metros podría sepultar gran parte de Cádiz y Huelva.

Descubre cómo y por qué se produce esta calamidad, sus principales consecuencias en ésta y en otras regiones de España, de otros países del mundo y mucho más al respecto. De hecho, Andalucía prepara un gran simulacro de cara a posibles tsunamis y terremotos.

Origen del problema

Todo surge a partir del terremoto que se suscita en la ciudad de Lisboa, Portugal, el día primero del mes de Noviembre del año 1755, con una magnitud entre 8.5 y 9.5, y con origen en un punto profundo del océano Atlántico.

Dicho terremoto tuvo una duración aproximada de entre 3 y 5 minutos, por lo que, combinado con la gran magnitud en la escala de terremotos a la que llegó, realmente se trató de un súper movimiento tectónico que causó daños irreversibles en la población, tanto patrimoniales o económicos, como humanos.

Debido a la cercanía de la Provincia de Cádiz con la indicada ciudad capital del país vecino, los efectos del terremoto se hicieron sentir, principalmente porque después del mismo se genera el tsunami o maremoto que arrasa con gran parte de la ciudad portuguesa y destruye algunos pueblos de la ciudad de Cádiz.

Y no solo la ciudad de Cádiz como capital de la Provincia se ve afectada, sino que también otras localidades de la misma, entre ellas la enigmática ciudad de Jerez de la Frontera, la hermosa y concurrida Chiclana de la Frontera y otras regiones del litoral gaditano que hoy en día son muy concurridas. 

Y es que, aunque el terremoto causó daños impresionantes, debido a su gran magnitud y extensa duración, realmente fueron sus secuelas las que devastaron Lisboa completamente y gran parte de la hermosa Provincia de Cádiz.

Montaje de cómo podría afectar un Tsunami a la Playa de la Caleta en CádizMontaje de cómo podría afectar un Tsunami a la Playa de la Caleta en Cádiz

Características del maremoto

Es natural que después de un fuerte terremoto el mar se recoja y levanté olas de mayor tamaño, mientras más fuerte sea el terremoto, mayores serán las probabilidades de un desastre marítimo, es decir, de un maremoto.

En el caso del terremoto de Lisboa, aproximadamente unos 30 o 40 minutos después, se producen las olas que oscilan entre los 12 y los 20 metros, que se incorporan a las calles, las cuales, aunque por lo general tienen la alarma de tsunami activa después de un terremoto, jamás están preparadas para soportar lo que implica el suceso.

En el caso de Cádiz, la ciudad se encontraba para la época completamente amurallada, situación que ayudó a evitar daños mayores, pero solo en el centro de la ciudad, puesto que las barriadas costeras sí sufrieron la embestida directamente.

Se dice que las olas que se encimaron a la Bahía de Cádiz, cuadruplicaron en tamaño a las de Lisboa, sin embargo, gracias a su construcción, se ve favorecida ante la comparación que se realiza con aquella ciudad.

El desastre natural en números

Es bien conocido que, en total, fueron más de 100 mil personas fallecidas, de las cuales la mayoría son de origen portugués, específicamente de la ciudad de Lisboa, mientras que más de 5 mil son de España, especialmente de las Provincias costeras de Cádiz y Huelva y, finalmente, más de 10 mil son de Marruecos.

Así fue el maremoto que destruyó Cádiz en 1755

En cuanto a las pérdidas materiales, se estima que más del 80% de la arquitectura de Lisboa quedó completamente destruida, por lo que los gastos de inversión para la reconstrucción de la ciudad eran incalculables.

Mientras que, en España, todo lo perdido estaba valorado aproximadamente en más de 50.000.000 reales de aquellos de circulación legal para la época.

Lugares más afectados de la Provincia de Cádiz

Aunque realmente la ciudad más afectada, tanto desde el punto de vista material como desde el ámbito de las pérdidas humanas, fue la ciudad de Lisboa, Portugal, la bahía de la Provincia de Cádiz también se vio mermada en ambos sentidos, de hecho, quedó completamente destrozada.

En la ciudad capital no fue mucho el deterioro, debido, como ya te he comentado, a la existencia de la muralla, sin embargo, también se reportaron algunos daños por diferentes fuentes debido al agua que se coló a la localidad.

Completamente destruidos fueron los pueblos costeros, entre ellos: Conil de la Frontera, Jerez de la Frontera, el famoso Puerto de Santa María, Sanlúcar de Barrameda y Chiclana, todas las localidades que hoy por hoy conforman el epicentro del turismo de verano en toda la Provincia y gran parte de España, Europa y el mundo.

Al día de hoy, tales regiones se han recuperado por completo, pues ya hace más de 260 años, dos centenares y medio de la ocurrencia de los hechos, sin embargo, aún son contadas las historias por quienes la han heredado de sus antepasados que sí vivieron la catástrofe.

Otros lugares afectados por el Maremoto

Y no solo se trató de Lisboa y de la Provincia de Cádiz, esta fue una catástrofe tan fuerte que en muchas otras regiones de España llegó a repercutir de diferentes maneras, es el caso de las Provincias de Córdoba, Sevilla, Huelva y Jaén, con pérdidas materiales registradas y reportes de varios decesos.

En varias de estas localidades, por órdenes de la corona, fueron realizadas encuestas específicamente relacionadas con el terremoto, para determinar si efectivamente se había sentido y cuáles habían sido sus consecuencias, haciendo alusión inmediata al tsunami.

La Provincia de Huelva fue de las más sacudidas junto con Cádiz, y también Jaén. En cada una de ellas se registraron pérdidas materiales significativas, en todo o en parte, afectando la arquitectura de la zona, incluyendo Monumentos importantes y representaciones culturales y artísticas de gran valor.

Tsunami en Cádiz recreado en la SextaTsunami en Cádiz recreado en la Sexta

Por su parte, en Marruecos también fue significativo el impacto del terremoto de Lisboa y de su consecuente maremoto. Las pérdidas materiales fueron sentidas y a largo plazo generaron complejos problemas económicos y políticos.

Efectos del maremoto

Los efectos de orden económico son los más destacados, evidentemente después de los decesos humanos, por lo que en cada uno de los países que sufrió pérdidas económicas, fue muy difícil reponerse al máximo.

Pero, además de ello, una catástrofe natural de este tamaño deja otro tipo de secuelas, de orden político y social. Tanto en Portugal como en España, se perdieron importantes documentos, dificultando el trabajo de los registros e instituciones públicas posteriores.

De igual manera, con la destrucción de las ciudades, muchas personas se vieron obligados a desplazarse, agradeciendo a la divinidad por estar vivos después de todo, pero con un peso encima que era sumamente difícil de afrontar en todos los aspectos.

Las conexiones religiosas del maremoto que destruyó Cádiz

Una de las características más particulares de este suceso, fue la fecha en la cual se presentó, y precisamente en las localidades más religiosas de los países de Portugal y de España, pues se trataba exactamente del día en el cual se celebra una fiesta católica, la de todos los santos, es decir, el primero de noviembre.

Todos los lugareños se encontraban en los recintos religiosos, en plena celebración de las misas correspondientes y, además, habían encendido velas en gran cantidad, hecho que fue el desencadenante principal del incendio posterior al terremoto, que también causa grandes pérdidas y consecuencias de toda índole. 

Tanto Lisboa como Cádiz y las demás ciudadades de Andalucía y de Marruecos, que fueron afectadas con el maremoto y con el incendio, después del terrible terremoto son localidades con una profunda creencia, fe católica y tradicionales actividades desarrolladas en su nombre.

Por tal motivo, han sido muchos los pensadores, filósofos y personajes en general, que han comparado al terremoto de Lisboa y sus consecuencias posteriores, con un holocausto o juicio final, dónde la ira de Dios se derrama en sus devotos a raíz de sus pecados.

Sin embargo, las causas divinas de un tipo de desastre natural de esta envergadura, son realmente poco importantes, comparadas con todo lo que se desprende de ello. Y, aún con todas las hipótesis religiosas que explican el suceso, realmente la fe de tales ciudades aún se encuentra intacta.

¿Se puede repetir este desastre natural?

Según los últimos estudios científicos realizados por los expertos en la materia, las probabilidades de que este fenómeno natural se repita después de 260 y tantos años, son altas, es una posibilidad real y para la cual deben prepararse los lugareños.

Pues es sabido que los terremotos se generan a raíz de fallas tectónicas existentes en el lugar, por lo que, habiéndose producido un terremoto en determinado momento, por supuesto que será posible que se produzca otro.

Tsunami en Cádiz

Pero no es cuestión de alarmarse, las consecuencias de un hecho natural con este dependen en gran medida de la prevención y de la preparación con las que todas las personas se manejen en su vida, siendo partícipes de simulacros que los ayuden a afrontar la situación con calma y a tomar en cuenta las vías de escape y las salidas más precisas, son indispensables.

Por su parte, las autoridades de las respectivas ciudades deben crear refugios adecuados para albergar a toda su población, de manera tal que de suscitarse un terremoto nuevamente con alerta de tsunami, puedan recurrir a tales recintos para proteger su integridad física.

Las personas que residen en las costas del litoral gaditano y de Lisboa, deben estar atentos, ser ciudadanos inteligentes y preparados para cualquier eventualidad de este tipo, con las herramientas para protegerse y para orientar a los turistas que existan en ese momento en la localidad.

¿Qué puedo hacer para protegerme en caso de un maremoto?

La actitud correcta ante una posible catástrofe natural, es mantener la calma, de nada vale entrar en pánico y perder el control de las acciones, lo que se necesita es una mente clara, en orden, para tomar decisiones acertadas y oportunas. Por ende, si eres residente de estas localidades, toma en cuenta los siguientes consejos:

  • Ubica las zonas más seguras en caso de terremoto cercanas a ti, en los sitios donde normalmente frecuentas o te encuentras, es decir, en tu casa, en tu trabajo y en las zonas de esparcimiento comunes.
  • Igualmente, ten presente los lugares recomendados por las autoridades para sobreponerse a las penurias de un terremoto y que te puedan ayudar a reestablecerse y a protegerte en caso de alerta de tsunami.
  • Respeta siempre las indicaciones de las autoridades y dirígete a los lugares que ellos mismos te asignen o te recomienden.
  • Si no existen parámetros que seguir, busca un refugio dispuesto desde antes para este tipo de sucesos, o busca una zona lo bastante alta, lo más cerca posible, a donde puedas dirigirte, de esta manera no te alcanzarán las olas de gran tamaño.
  • Mantén siempre a la mano un botiquín de primeros auxilios para emergencias, que incluya linternas, comida perecedera o enlatados, productos de higiene básicos y todo lo que pueda ser útil en estos casos.
  • Finalmente, si está en tus posibilidades, ayuda a quienes tengas cerca de ti. Pueden haber personas heridas, niños con necesidades especiales solos, etc.

Posibilidad de una evacuación

Una de las principales medidas de una ciudad para proteger a sus locales tras una situación de terremoto, es precisamente la evacuación masiva, para evitar mayores pérdidas humanas a raíz de las secuelas del mismo, como es el caso de los maremotos, incendios, etc.

Se trata de una medida inteligente, pero muy difícil de ejecutar en porcentajes elevados, sobre todo en ciudades grandes y Provincias como Cádiz. Sin embargo, a raíz de los simulacros efectuados en las últimas semanas, que se han encargado de recrear lo que sería un desastre como el del año 1755, se han visto buenos resultados.

Devastador, lamentable y de proporciones incalculables, así fue el maremoto que destruyó Cádiz en 1755; esperamos no se repita, pero de ser así, hay que estar preparados y el conocimiento es el primer paso.

Así fue el maremoto que destruyó Cádiz en 1755