jueves. 09.02.2023

Un policía agrede a un detenido esposado en una comisaría de Cádiz: así se produjeron los hechos

Sucesos Cádiz: El TSJA ha mantenido la condena del policía por el delito leve de lesiones pero, además, lo condena por un delito contra la integridad moral 
Un policía agrede a un detenido esposado en una comisaría de Cádiz. Así se produjeron los hechos
Un policía agrede a un detenido esposado en una comisaría de Cádiz. Así se produjeron los hechos

Una agresión que no ha quedado impune tras la actuación de la justicia. En este caso la de un policía que la emprendió a golpes con un detenido en una Comisaría de la provincia de Cádiz. La justicia ya ha emitido su dictamen en relación a los hechos.

La información a la que ha tenido acceso El MIRA confirma que la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha condenado a nueve meses de cárcel a un agente de la Policía Nacional por un delito contra la integridad moral cometido sobre un varón, al que agredió con puñetazos y patadas, mientras se encontraba detenido y esposado en una Comisaría de un pueblo de Cádiz.

La Audiencia Provincial de Cádiz
La Audiencia Provincial de Cádiz

En este sentido, hay que señalar que en la sentencia, los magistrados estiman parcialmente el recurso presentado por la defensa del varón agredido contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Cádiz, que condenó al agente al pago de una multa de 900 euros y al abono de una indemnización de 245 euros a la víctima por un delito leve de lesiones con la agravante de abuso de superioridad, mientras que el recurrente fue condenado a seis meses de prisión por un delito de atentado a agente de la autoridad.

Agresión de un policía a un detenido

Por otra parte, el TSJA ha mantenido la condena del policía por el delito leve de lesiones pero, además, lo condena por un delito contra la integridad moral cometido por funcionario público y le impone nueve meses de prisión y dos años de inhabilitación especial para empleo o cargo público en cualquiera de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad.

La Audiencia Provincial de Cádiz consideró probado que los hechos se produjeron sobre las 00,00 horas del día 31 de enero de 2019, cuando el agente condenado se encontraba ejerciendo sus funciones en una Comisaría de un pueblo de Cádiz, prestando seguridad en el módulo de dichas dependencias, donde se encontraba el detenido.

Tras solicitar que su mujer, que también se encontraba detenida, fuera ingresada en un módulo en el que pudiera ser atendida dado su estado de salud, el agente acusado contestó denegándole su solicitud y diciéndole "que aquello no era un hotel", momento en el que el detenido, "en estado de nerviosismo y alteración, comenzó a dar fuertes voces, llegando a golpear una mesa contigua" llegando abalanzarse contra el policía con intención de agredirle.

Forcejeo entre ambos

Fue entonces cuando el policía condenado "agarró con uno de sus brazos por el cuello" al detenido y lo inmovilizó, "iniciándose entre ambos un forcejeo" en el marco del cual el agente, "extralimitándose en sus funciones y abusando de su posición de superioridad" sobre el arrestado, al encontrarse éste con las manos engrilletadas y sin posibilidad de defensa, comenzó a propinarle sucesivos puñetazos en la cara, además de dos patadas en la cabeza.

Tras enumerar varias de estas sentencias, los magistrados han aseverado que "no admite discusión que la acción desplegada por el agente acusado, al agredir a puñetazos y patadas a un ciudadano detenido que se encontraba esposado en dependencias policiales, aunque fuera como reacción a los insultos y amenazas verbales que el detenido profería.

Igualmente sostiene que se trata de una integridad física y moral que el agente, "como funcionario del Cuerpo Nacional de Policía, venía obligado a respetar y a velar por su preservación, conforme al mandato estatutario del artículo 5.3 de la Ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, exactamente lo contrario de lo que hizo el acusado".

Finalmente, hay que añadir que la acusación particular ejercida por el varón agredido había solicitado en su recurso que el policía fuera condenado a la pena máxima de cuatro años de cárcel por este delito, pero el TSJA ha rechazado dicha pretensión porque no considera que la agresión enjuiciada "revista la especial gravedad".

Un policía agrede a un detenido esposado en una comisaría de Cádiz: así se produjeron...