jueves. 30.05.2024
imagen
imagen
imagen
Nazarenos de la Clemencia bajo la lluvia
Nazarenos de la Clemencia bajo la lluvia

La jornada del Martes Santo en Jerez de la Frontera, lastimosamente se vio afectada por la lluvia. 5 de las 7 cofradías que debían realizar estación de penitencia a la Santa Iglesia Catedral se vieron afectadas durante sus recorridos teniendo que buscar refugio en diferentes templos de la ciudad. Una de las más afectadas fue la Hermandad de la Clemencia, del Polígono de San Benito que tuvo que cambiar su itinerario de vuelta y hacerlo además sin cortejo de nazarenos ni bandas de música.

Esta situación junto a otros episodios vividos durante la jornada, entre ellos un ataque de ansiedad de su hija mayor, han motivado la dimisión de su hermano mayor, Damián López-Cepero.

A través de un comunicado, difundido en las redes sociales de la corporación, comienza el escrito pidiendo "perdón" por "equivocarme" en la decisión de sacar a la cofradía a las calles de Jerez pese al riesgo existente por lluvias. "Los partes que manejábamos nos daban una pequeña probabilidad entre las 18:00 y las 21:00 horas estando el plan de emergencia de nuestra hermandad activado para hacer uso en caso de que necesario".

Tras esta hora, según relata, "desaparecía todo riesgo de lluvia hasta altas horas de la madruga". Este mismo hecho hizo que otras 4 cofradías decidieran salir a las calles pero "no fue así y asumo mi responsabilidad, no debí poner en riesgo nuestro patrimonio general".

Paso de misterio de la Hermandad de la Clemencia
Paso de misterio de la Hermandad de la Clemencia

Tanto el paso de misterio como el palio tuvieron que refugiarse en la Catedral. Una vez allí, fueron reunidos por el consejo directivo de la Unión de Hermandades y el Deán de la Santa Iglesia Catedral: "En dicha reunión nos informa de que tendremos solo 2 horas de tregua y que obligatoriamente hay que salir de Catedral, instándonos a tomar un recorrido más largo para nosotros y cada hermandad, de las allí refugiadas -también se encontraba Salvación y Bondad- cogiese por un recorrido diferente y no entorpeciese".

Comunicado del Hermano Mayor de la Clemencia 

El comunicado prosigue diciendo: "Todo eso, sumado a las palabras de D. Miguel Ángel Montero Jordi en la que se nos decía textualmente que 'no éramos bien recibidos en la Catedral', precipitó el tener que tomar una decisión en la que teníamos ya, menos de 2 horas para preparar un cortejo con 260 nazarenos, bandas, monaguillos, costaleros, cambio de recorrido... Una vez más tuvimos que tomar la decisión de, al estar lejos y no poder dejar opción a volver otro día, minimizar lo máximo posible el 'cortejo' de traslado a nuestra sede, siendo la manera más favorable el hacerlo prescindiendo de todo lo expuesto anteriormente". 

"El Martes Santo se había truncado, solo quería que nuestros titulares llegaran a su barrio y su Parroquia y no poner en riesgo más todavía el patrimonio general, lo que incluye la salud de nuestros hermanos principalmente ante el agua y el frío de la jornada, además de los instrumentos de nuestra agrupación, la banda de palio y todo lo anterior", añade. 

Una vez en la Parroquia, tuvo la oportunidad de dirigirse a algunos de las hermanos allí presentes, además del Director Espiritual D. Ignacio Gaztelu Pastor, a quienes "presenté mi dimisión como Hermano Mayor de forma verbal y hoy lo haré mediante escrito formal a la autoridad competente". 

"Han sido 25 años de servicio ininterrumpido en varias Juntas de Gobierno, 15 años de Teniente de Hermano Mayor y 5 de Hermano Mayor, pero hay, además de la responsabilidad que lleva tomar esta decisión, límites que no se pueden dejar pasar, recibiendo insultos, amenazas y empujones por parte de miembros de nuestra Agrupación Musical., y hermanos de nuestra Hermandad que no entendían la decisión, incluso algunos habiendo ostentando el cargo de Hermano Mayor y Juntas de Gobierno anteriores, provocando el dolor de gente de mi Junta de Gobierno a la que solo puedo dar las gracias una vez más", prosigue diciendo.

Improperios e insultos

Finaliza Damián López-Cepero pidiendo "respeto por mi familia, tengo dos hijas una de ellas adolescente, que ayer sufrió una crisis de ansiedad al ver y escuchar los improperios y amenazas hacia mi persona. Las críticas a mi cargo, todas, las asumo, pero por favor piensen que detrás de un Hermano Mayor hay una persona y detrás de una persona una familia, mujer y dos hijas". 

Por último agradece al Señor "por darme la oportunidad de acercarme a Ti en la Eucaristía y cada vez que visito en el Sagrario, mi Fe me salvará de este mal trago y estoy deseoso de encontrarme contigo cada domingo". 

Dimite el Hermano Mayor de la Clemencia: "No éramos bien recibidos en la Catedral de...