lunes. 15.04.2024
Una madre vende a su hija de 12 años, la casa y permite que la violen en Córdoba
Una madre vende a su hija de 12 años, la casa y permite que la violen en Córdoba

Una esas historias impactantes que ponen la piel de gallina en Andalucía. En esta ocasión ha ocurrido en Córdoba y la triste 'protagonista' ha sido una madre que vendió a su hija, la casó y permitió que otro joven la acabase violando.

Según la información a la que ha tenido acceso ElMIRA, la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Andalucía (TSJA) ha confirmado una sentencia de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Córdoba que condena a 17 años y medio de cárcel a una madre acusada de delitos de agresión sexual y de trata de seres humanos tras supuestamente vender a su hija de 12 años, casarla y permitir que otro joven la agrediera sexualmente para saldar una deuda de 4.000 euros.

Interior de la Ciudad de la Justicia de Córdoba
Interior de la Ciudad de la Justicia de Córdoba

De esta manera, en marzo de 2021 la menor, de nacionalidad rumana, residía de manera estable en un asentamiento de familias de etnia gitana de este país, ubicado en un descampado de la capital cordobesa, viviendo allí con su madre, sus dos hermanos más pequeños y la actual pareja sentimental de ella.

Menor casada por su rito

En ese momento su madre y su pareja tenían contraída la referida deuda con otros dos acusados, tíos del menor, "que con insistencia venían reclamándoles". Como quiera que no disponían de dicho dinero, "puestos de común acuerdo, decidieron que la menor fuera casada por su rito con A."

En esta tesitura, la madre del menor aceptó el acuerdo, de modo que "le pagaría a los acusados la cantidad adeudada, para que a su vez éstos se la entregaran a sus acreedores y a cambio, una vez celebrado el matrimonio, la menor se desplazaría con ellos a La Coruña para vivir juntos.

La boda fue totalmente impuesta y pactaron que la celebración de la misma tendría lugar el tercer fin de semana del mes de marzo de 2021". Así, la madre del menor se desplazó junto con él y otro hijo, que "conocía y participaba de los planes acordados, para lo cual trajeron consigo el dinero hasta Córdoba".

Negativa de la menor

La menor pese a negarse en todo momento tuvo que ceder a sus exigencias". A continuación, la trasladaron hasta la vivienda de los acusados que pedían el dinero, "obligándola a permanecer allí esa noche, convenciéndola del matrimonio, para así dejar de ser una carga para su familia".

Un día después tuvo lugar la celebración del acto ritual del casamiento, si bien "previo a ello se celebró otro ritual que según sus costumbres consistía en comprobar la virginidad de la futura contrayente". Para ello, la madre y la tía del menor, "con el consentimiento de la madre de la menor, presente en el acto, llevaron a la menor a una habitación" en la que presuntamente cometieron sobre ella la agresión sexual.

Una vez celebrado el enlace la madre de la niña y su pareja a los tíos del menor entregaron el dinero pactado que habían recibido de la madre del joven.

Convivencia como matrimonio

La menor fue trasladada a La Coruña para vivir con su marido en el domicilio de su nueva familia. Durante el tiempo que la menor permaneció en el domicilio, convivió con A. como un matrimonio, "si bien ella nunca prestó su consentimiento a mantener relaciones sexuales".

En ese lugar "la menor fue sometida a los deseos de su marido y su suegra, quien le retiró toda la documentación, obligándola a permanecer en el domicilio mencionado del cual no podía salir". Por dicha razón, la menor estuvo "vigilada en todo momento", a la vez que "le retuvo el pasaporte y el certificado de nacimiento".

Sin embargo, el 14 de abril de 2021 agentes de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Córdoba practicaron diligencia de entrada y registro en el citado domicilio, autorizada por auto de fecha 13 de abril de 2021 del Juzgado de Instrucción número 7 de Córdoba, localizando de esta manera a la menor, mientras la Junta de Andalucía declaraba su desamparo.

Indemnización de 12.000 euros

Asimismo, aparte de las condenas de cárcel, la Audiencia impuso a todos los acusados la obligación de abonar conjunta y solidariamente a la menor la suma de 12.000 euros por los daños morales sufridos por ella, así como el pago de las costas procesales causadas.

Finalmente, hay que añadir que el período de privación de libertad aplicado durante la tramitación del procedimiento ha de serle abonado a los acusados para el cumplimiento de las penas de prisión que se les impone.

Una madre vende a su hija de 12 años, la casa y permite que la violen en Córdoba