domingo. 26.06.2022

El Villamarta convierte en un proyecto de ciudad la ópera 'El diluvio de Noé'

Implica a colectivos educativos, culturales y de integración en un enfoque más actual
Obra de teatro 'El diluvio de Noé'. Gran Teatro Nacional
Obra de teatro 'El diluvio de Noé'. Gran Teatro Nacional

El Villamarta convierte en un proyecto de ciudad la ópera 'El diluvio de Noé'

Implica a colectivos educativos, culturales y de integración en un enfoque más actual

El Teatro Villamarta ha querido convertir la ópera ‘El diluvio de Noé’ de Benjamín Britten -que podrá verse el viernes día 20 y el sábado día 21 de abril- en un proyecto de ciudad del que forman parte unas 350 personas. Esta producción del coliseo jerezano implica a colectivos educativos, culturales y de integración y aborda el título operístico con un enfoque más actual.

Eduardo Aguirre de Cárcer, director de escena, explicó que su puesta en escena propone “una vuelta de tuerca” al mito del diluvio universal. Así las cosas, su visión de la obra de Britten plantea una obertura inicial -de unos 20 minutos de duración- para presentar una realidad con los suficientes argumentos para suscitar el enfado divino. Esos argumentos se sustentan en la degradación medioambiental de la naturaleza, una degradación que también se extiende a las relaciones entre los seres humanos. “El Diluvio, como tabula rasa, regenerará a la humanidad y a la naturaleza”, añadió el máximo responsable escénico.

Ese nuevo enfoque fue trasladado a los colectivos participantes para que “cada cual aportara su perspectiva”, informó Eduardo Aguirre de Cárcer. A este respecto, hizo hincapié en el “grado de generosidad e ilusión tanto de los niños y jóvenes como de las instituciones involucradas”.

Tras la representación de este 'Diluvio de Noé', se mostró convencido de que este montaje “dejará un poso indeleble en espectadores y participantes”, además de servir de impulso “a nueva nueva generación de músicos, cantantes, bailarines, escenógrafos”, etc.

Sobre la partitura de Britten y los textos recogidos por el compositor británico, dijo que el resultado es “una obra de arte extraordinaria, de una gran efectividad musical y actoral”. Rechazó la idea de que 'El diluvio de Noé' sea una ópera infantil, puesto que “su contenido es profundo”.

Por su parte, José Miguel Román, que debuta como director musical, señaló que la puesta en escena de esta título operístico lleva implícita la palabra “sinergia, un término que me encanta”. Sinergías que, en su opinión, han recorrido todas las direcciones posibles “en un proyecto con tantas patas”.

Desde el punto de vista musical, a los 14 profesores de música que forman parte de la orquesta se suman casi 40 músicos amateurs previamente seleccionados. “El hecho de tocar juntos ha generado un proceso de reatroalimentación. Cuando veo esto se me escapa una sonrisa: la música compartida es mucho más”, precisó.

Además de los cantantes solistas, los directores de escena y musical y el equipo técnico del coliseo jerezano, participan como grupo de animales alumnos de la Escuela de Música y Danza Belén Fernández, la Escuela de Música y Danza Musicry y el Conservatorio de Música Joaquín Villatoro; harán de Congregación miembros del Taller de Música Copad de Afanas y del Coro Teatro Villamarta, además de su formación coral joven; colaboran en labores de escenografía y vestuario alumnos de la Escuela de Arte de Jerez y el IES La Granja. A ellos se suma el centro de UPACE, cuyos alumnos harán un mural photocall inspirado en esta obra operística, que podrá verse en el vestíbulo.

Los cantantes Ángel Rodríguez y Leticia Rodríguez, junto al actor Felipe García Vélez, interpretarán los papeles principales. El elenco solista lo completan personas que han sido seleccionadas tras un proceso de audición.

Para la realización de esta ópera, Benjamín Britten se basó en uno de los misterios medievales puestos en escena en la ciudad inglesa de Chester. Estos misterios fueron interpretados por gentes sencillas. Las partes vocales infantiles eran cantadas por coristas de la iglesia local o la catedral. Cada gremio de artesanos realizó una obra del ciclo desde lo alto de un carro. El conjunto de carros, a modo de desfile, se desplazaba de un lado a otro de la ciudad, con el fin de que el público de todas las zonas pudiera contemplar las representaciones.

El Villamarta convierte en un proyecto de ciudad la ópera 'El diluvio de Noé'
Comentarios