miércoles. 17.08.2022

¿Qué hacer este domingo 17 en Jerez?

Ofrecemos un plan familiar para disfrutarlo en el centro de la ciudad

Ya sobrevienen los domingos de sol y calle. De luz y plateresco. De pateo y sosiego. Son los domingos por antonomasia de la Santa Cuaresma. En los que el jerezano, al margen su mayor o menor intensidad cofradiera, se hace partícipe o copartícipe de una ciudad que, aún permaneciendo en calma, comienza a bullir de sensaciones por los cuatro costados.

Todo cuanto concierne a la primavera implica un despertar. Un renacimiento de la misma idiosincrasia de los hijos de este Jerez que ahora ya huele al incienso del tiempo de vísperas. Todo cuanto concierne a la primavera comporta un redescubrimiento interior. Interiorizado por cuestiones de mera herencia social.

Por esta razón -que es razón ancestral pero también moderna y modernizadora- no conviene oxigenarse de la intensidad semanal fuera de nuestras propias fronteras. Este domingo hemos de quedarnos en suelo local, en las calles jerezanas. La fiesta de los sentidos se desperezan ante un tiempo nuevo. Ya nada azota los fríos invernales que comienzan a quedar atrás. Como un vestigio reciente que abandona el abrigo de otras calendas.

Recomendamos un asentamiento de la jornada en pleno centro. Aprovechar la mañana para visitar los templos que ofrecen a Sagradas Imágenes Titulares de Hermandades en solemne ceremonia de besamanos es una opción inmejorable. Un modo anticipado de preparar cuerpo y alma para los venideros días pasionales. Para la grandeza de la Semana Santa. Y hacerlo además en familia.

La Virgen guapa de Loreto, por ejemplo, espera a sus cofrades y devotos en la iglesia de San Pedro. Pisar calles como Bizcocheros o Antona de Dios significa recuperar estampas añejas de una infancia felizmente instalada en nuestra memoria incólume. Céntrico será también el besamanos al Señor de la Paz, en Fátima, o a la Reina de los Ángeles en Capuchinos.

Otra cita obligada en esta mañana de domingo la encontramos en los Desamparados, sita en calle Arcos. Allí, los cofrades de la Coronación renovarán el elegante besamanos de su Amantísima Titular la Virgen de la Paz en su Mayor Aflicción. Asimismo la Virgen del Traspaso en pleno corazón de Jerez: la Alameda Cristina.

Un trazado neurálgico que nos sitúa en el cenit de la piedad popular. En la tradición religiosa de otras épocas que indefectiblemente sigue siendo esta época. Y las que vendrán a corto, medio y largo plazo. Para la hora del almuerzo hay, ampliamente, donde elegir. Pero no podemos resistirnos a recomendar la freiduría gallega El Nuevo Jerezano, en calle Arcos número 5…

Para tapear. Y para saborear los mejores pescados fritos de la ciudad. O de los mejores. Cerveza fresca al arrullo de un lugar emblemático por excelencia. Arcos esquina con Doctrina. Luminoso. Disfrute gastronómico. Impasse de pan mojar. Y, para el postre, no es necesario abandonar esta misma calle. Porque más abajo, precisamente a la altura de la sede de la Hermandad de la Coronación de Espinas, nos topamos, para nuestro coleto, con la cafetería Roma. No debemos desaprovechar la oportunidad y probar los buñuelos con canela y azúcar.

Para la franja vespertina sí conviene coger el coche. Y visitar los besamanos del Cristo de la Clemencia, la Salvación, Perdón o la Buena Muerte. O los de su Madre Santísima: Virgen del Dulce Nombre, las Lágrimas, Perpetuo Socorro, Encuentro, Refugio, Socorro, Amparo… Para cenar parece ideal aprovechar las inigualables ofertas de los domingos en 100 montaditos. El estómago y el bolsillo nos lo agradecerán a partes iguales. Domingo castizo donde los haya. La playa puede esperar.

¿Qué hacer este domingo 17 en Jerez?