viernes. 01.07.2022

Y, tras varios días de confinamiento, llega… la torrija

Proponemos una plan tradicional para evitar el amodorramiento

No malinterpreten el titular. No tiene doble lectura. ¿O sí? Estamos en periodo de confinamiento, sí, pero nadie olvide que también, litúrgicamente, de Cuaresma. Y las tradiciones cuaresmales que por lo común realizábamos en casa no hay por qué suprimirlas.

Antes bien al contrario: con más vera hay que mantenerlas y fomentarlas en familia. Por ejemplo el rico abanico gastronómico tan propio de este tiempo de vísperas…

Y decimos bien: de vísperas. Porque la Semana Santa no se ha suspendido. Se han suspendido las procesiones. De modo que pongamos manos en la masa. Después, eso sí, de lavárnoslas por enésima vez. Y elaboremos juntos ,en la intimidad del hogar, torrijas.

Siempre hemos dicho que la torrija -una fuente de torrijas- en un escaparate es el mejor anuncio que pudiera tener la Semana Santa. O, como el caso que nos ocupa, este prefacio de la primavera.

Contra el amodorramiento no olvidemos las torrijas. También intramuros nuestros hogares. Con recetas heredadas por nuestras madres y abuelas. Por nuestras tías y tías abuelas. De generación en generación. ¿Cuál es la mejor receta? ¿Qué tipo de pan el más recomendable? ¿Qué cantidad de chorrito de miel? ¿Dónde radica la clave del recetario de su milagroso resultado?

Expertas cocineras o cocinillas de nuevo cuño sacan a relucir lo mejor de sí ante su elaboración. A nadie, absolutamente a nadie, deja ni dejará indiferente el prodigio de su sabor. ¿Matamos el tiempo, avivándolo, recreando en las cocinas de casa esta apuesta por la tradición? El confinamiento no impedirá probar de nuevo este sabor de la nostalgia… ¿Comenzamos por las clásicas torrijas de leche? No olvidemos estos ingredientes:

• 1 barra de pan del día anterior o una barra específica para torrijas (de venta en casi todas las pastelerías).

• 1 litro y medio de leche entera.

• 5 huevos medianos.

• 1 palo de canela-rama, 1 vaina de vainilla, la cáscara de medio limón

• 100 ml de vino de Oporto

• 300 g de azúcar blanca y 1 cucharada de canela molida.

• 1/2 l de aceite de oliva virgen extra suave.

Y, tras varios días de confinamiento, llega… la torrija