sábado 27/11/21

Lo bueno y lo malo del fichaje de Tomás Alarcón por el Cádiz CF

El fichaje chileno comenzó la temporada siendo un destacado en el Cádiz CF pero ha perdido protagonismo con el paso de las jornadas
Tomás Alarcón completó un gran partido ante el Celta de Vigo
Tomás Alarcón completó un gran partido ante el Celta de Vigo

Tomás Alarcón fue uno de los fichajes realizados por el Cádiz CF para afrontar su segunda temporada consecutiva en LaLiga Santander. El chileno llegó procedente de O´Higgings y era un antiguo deseo la actual dirección deportiva amarilla. Llegó a Cádiz con la vitola de ser un centrocampista moderno, con las características de un jugador potente en fase ofensiva y defensiva y, además, combinando su juventud con la oportunidad de usar el Nuevo Mirandilla como un lugar para proyectarse.

El futbolista logró convencer a Álvaro Cervera desde el primer momento. De hecho, el técnico ecuatoguineano reconoció a principios de campaña que Alarcón era el único de los fichajes que "ha estado bien", declarando que esperaba mucho más del resto de incorporaciones.

Pero, ¿Qué ha supuesto la llegada del centrocampista a la forma de entender el fútbol de Álvaro Cervera? ¿Casa con el mensaje de Cervera de proponer algo distinto sobre el césped?. La respuesta no está clara. 

La realidad es que Tomás Alarcón comenzó con muchísima fuerza, siendo un jugador muy aclamado por la afición y uno de los grandes baluartes del equipo sobre el campo.

Sin embargo, la recuperación del mejor nivel de Álex Fernández y la vuelta a la regularidad de Jens Jonsson han emplazado al chileno al banquillo que, además, se perdió la última victoria del equipo ante el Athletic Club por acumulación de tarjetas. 

Tomás Alarcón celebra junto al Choco Lozano el gol del hondureño frente al Celta de Vigo

El chileno causó sensación desde el inicio

Tomás Alarcón ha sido titular en 9 de los 13 partidos que ha disputado el Cádiz CF esta temporada. Desde el comienzo, su estilo de juego enamoró a los aficionados del conjunto amarillo.

Un jugador guerrero, con brega y trabajo y con una capacidad de recuperación total. Pero las características del chileno no solo se quedan en lo defensivo. A nivel ofensivo, ha demostrado contar con una gran llegada al área, buen lanzamiento a balón parado y ser capaz de manejar la posesión de un partido. 

Ante el Celta de Vigo mostró a todos sus características, en un partido en el que fue clave para la consecución de los tres puntos. Aquel día, Alarcón sirvió un centro perfecto para la cabeza del Choco Lozano y hacer el primero en Abanca Balaídos.

Ante el Real Betis, demostró su capacidad de llegar al área y la cantidad de campo que puede abarcar. Frente a todo un FC Barcelona, se multiplicó y ayudó en la zaga pero manifestó una inmensa vocación ofensiva. 

Alarcón encima a Frenkie de Jong en el encuentro frente al FC Barcelona

Ha perdido protagonismo

Sin embargo, el jugador ha ido perdiendo protagonismo con el paso de las jornadas. El gran nivel que está ofreciendo Álex Fernández y la confianza de Cervera en un pilar básico como Jens Jonsson han relegado al chileno al banquillo en los últimos encuentros. Y el equipo parece haber funcionado mejor en algunos aspectos.

Es indudable que Tomás Alarcón puede aportar muchísimas cosas al juego del Cádiz CF, pero su condición de recién llegado hace que aún esté lejos de mimetizarse al máximo con la metodología de Álvaro Cervera.

El centrocampista es un habitual a la hora de abandonar su "lugar" en el esquema táctico, y eso genera desajustes y, al mismo tiempo, cobertura de los compañeros. Un desorden mínimo que no casa con las ideas que viene plasmando el técnico en los últimos años.

El propio Alarcón comentaba hace unas semanas en TNT Sports Chile que "el entrenador me dijo que no me la podía dar de super héroe, que no iba a hacer goles y que me traían para defender e intentar dar el primer pase para salir. Le dije que me gustaba también ayudar arriba y en algunos partidos tuve ocasiones como un tiro al palo ante el Betis y una oportunidad contra el Valencia. Con trabajo estoy intentando convencer al ‘profe’".

Es quizás este afán de Alarcón por lo ofensivo y la templanza demostrada por Álex cuando le ha tocado lo que ha hecho decantar la balanza a Cervera por uno u otro.

El curso solo acaba de empezar y el chileno tiene mucho que decir todavía. Aunque, eso sí, el equipo volvió a ganar (por fin) en el último partido frente al Athletic Club. Tomás estaba sancionado, pero no dudó en viajar con el equipo para hacer piña. Su compromiso es total y su crecimiento futbolístico, asegurado.

Lo bueno y lo malo del fichaje de Tomás Alarcón por el Cádiz CF