sábado 21/5/22

Condenado a once años de cárcel por agredir sexualmente a tres mujeres

Los hecho ocurrieron en 2018 en la localidad jienense de Andújar y entre las agredidas había una menor de edad

La Sección Tercera de la Audiencia de Jaén ha condenado a F.B.F., de 59 años, a once años de prisión por agredir sexualmente a tres mujeres, una de ellas menor de edad, a las que abordó en plena calle en Andújar (Jaén). Además se le condena al pago de multas por un importe total de 540 euros y a indemnizar a las víctimas en sumas que ascienden a 9.915 euros.

Este caso generó gran alarma en la ciudad de Andújar en febrero de 2018. El agresor acechaba a sus víctimas cuando ya estaba oscureciendo o era de noche y optaba por calles poco concurridas. Las abordaba y las sometía a tocamientos para, después, darse a la fuga rápidamente. El suceso había generado mucha preocupación entre los vecinos, que compartían mensajes por las redes sociales comentando lo que estaba ocurriendo.

La asociación para la Asistencia a Mujeres Víctimas de Violencia Sexual (Amuvi) ha sido la encargada de ejercer la defensa de una de las tres mujeres gracias al convenio suscrito con el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM). La abogada Celia Megía, que ha ejercido por Amuvi la defensa de una de las tres mujeres, ha dicho a Europa Press que tanto ella como su defendida están "contentas" con el contenido de la sentencia.

Ha añadido que las penas impuestas por el tribunal han sido en grado mínimo atendiendo a que el acusado carece de antecedentes y no es reincidente. No obstante, ha subrayado que se trata de una condena "acorde" a lo que la sociedad reclama para "la barbaridad" que cometió el acusado.

Y es que como dijo el acusado en Megía, en declaraciones a los medios el día del juicio celebrado el pasado 13 de enero, el acusado "fue de caza" y lo que iba buscando "agazapado entre los coches" no eran animales, sino mujeres. El acusado estuvo por esta causa en prisión preventiva unos dos meses y desde entonces se encontraba en libertad con cargos a la espera de juicio.

Fue el 4 de febrero sobre las 7,30 horas cuando el acusado, según la sentencia a la que ha accedido Europa Press, abordó en una calle de Andújar a una menor de 17 años en el momento en la que ésta volvía de estar con sus amigos y entraba en el portal de su casa.

"Con el fin de satisfacer su ánimo libidonoso", el acusado se abalanzó por detrás sobre ella, le tapó la boca y la tiró al suelo donde comenzó a someterla a diversos tocamientos. La menor gritó y logró zafarse en un descuido, por lo que el agresor optó por salir huyendo llevándose el bolso de la chica con objetos que han sido valorados en 44,81 euros.

La menor sufrió "erosiones múltiples" y diversos hematomas de los que tardó diez días en curar, además de presentar un estado de ansiedad y miedo.

Por la tarde de ese mismo día, "movido por idéntico ánimo de satisfacer su instinto sexual" abordó sobre las 22,30 horas a una menor de 15 años en otra calle de Andújar a la "tapó la cara y ojos" mientras la sometía a diversos tocamientos. Ante la resistencia de la menor, la tiró al suelo y la arrastró hasta que la chica pudo liberarse propinando al acusado un codazo en el estómago, lo que le permitió salir huyendo.

La menor, en la actualidad con 17 años, declaró y así queda recogido en la sentencia como hechos probados, que lo único que le decía el acusado era que estaba "muy tiernica" y que no se le olvidaría su cara en su vida. La menor presentó una contusión en la mano derecha así como hematoma en el muslo derecho y arrancamiento de pelo. Tardó diez días en recuperarse de las lesiones.

La última de las agresiones se produjo el 7 de febrero sobre las 22,50 horas cuando, también en una calle de Andújar, se abalanzó sobre otra mujer a la que tiró al suelo para someterla a diversos tocamientos. En esta ocasión la mujer optó por preguntarle si la iba a violar, a lo que el agresor le dijo que sí.

La mujer le dijo que fueran a otro lugar y que ella colaboraría si no le hacía daño, lo que llevo al agresor a "abandonar la violencia y ponerse cariñoso". También en esta ocasión, la mujer logró huir, en un descuido y pedir ayuda a varios conductores. El agresor salió huyendo y se llevó su bolso. En este último caso, la mujer presentaba una lesión en la rodilla de la que tardó en recuperarse 21 días.

Todas las víctimas, que reconocieron al acusado durante el juicio como autor de las agresiones, declararon ante el tribunal que mantienen secuelas y que desde lo ocurrido presentan problemas de ansiedad, miedo e inseguridad al salir a la calle.

El tribunal rechaza también la declaración del acusado de que se encontraba trabajando en monterías cuando ocurrieron los hechos ya que "nadie pudo atestiguar que éste se encontrara en los días y horas relatados por las víctimas en lugares distintos de los señalados por ellas".

Además de los once años de prisión como autor de tres delitos de agresión sexual y dos de robo con intimidación, la sentencia le impone de entre cinco y nueve años de prohibición de comunicación y de acercarse a las víctimas, al tiempo que establece la obligación de participar en programas de educación sexual.

Condenado a once años de cárcel por agredir sexualmente a tres mujeres