domingo. 14.08.2022

Isabel Pantoja y Jerez, unidos por una canción

Esta confluencia con la ciudad del vino, el flamenco y los caballos fue decisiva en la renovación artística de la tonadillera

Isabel Pantoja
Isabel Pantoja

Una golondrina no hace verano. No se ganó Zamora  en una hora. Caminante no hay camino, se hace camino al andar. A Dios rogando y con el mazo dando. Todo es cuestión de trabajo . De trabajo y constancia. De constancia y buen hacer. Porque nadie regala nada a nadie. Porque todo cuesta un esfuerzo descomunal. Sobre todo si hablamos de los precedentes del éxito. Del éxito con todos sus ingredientes a cuestas. Esto bien lo sabe Isabel Pantoja.

A la Pantoja, que es reina de la copla, que es dama de la canción melódica, nadie la aventajó. Nadie la catapultó como golpe de suerte. Como enchufe para encender las luces del estrellato. A Isabel Pantoja nadie la aupó con mantas de recomendaciones directas. Fue ella solita quien, paso a paso, con la velocidad que otorga lo gradual, con la intensidad que concede los resortes del in crescendo del pulso ganado por sí mismo, por sí misma.

Sobre las tablas del arte

Ella comenzó de joven, de muy joven, sobre las tablas del arte. Como un relámpago de esperanza. Como un sortilegio de incertidumbre sólo económica. Porque el talento ya estaba demostrado desde el minuto cero. Todo era cuestión de virtud, de perseverancia, de demostración. De callarlo todo pero también de cantarlo todo. De Triana al mundo. De Sevilla a los puntos cardinales de lo universal.

Isabel niña casi muchacha, como un flor hispalense en primavera. Isabel chiquilla de pelo larguísimo como las horas del sobresfuerzo. Con sus puntas oscuras de silencio y con su hora punta de las primeras ovaciones sobre tablaos de ocasión. A la constancia llaman suerte. Isabel tenía que ser conocida y, sobre todo, reconocida. Pongamos que hablamos de la década de los setenta del pasado siglo XX.  

Isabel Pantoja

La ortodoxia de las raíces

Isabel Pantoja comenzó cantando copla. Como estaba mandado. Como así lo exige la ortodoxia de las raíces. Como así lo estipula el ADN de lo andaluz. Como así lo tipifica la carta cabal de lo racial. En una España que entonces -como ya después muchos años después- vivía y sentía en copla. Las tonadilleras eran la voz extendida de la calle. Las letrillas de la canción española eran cantadas por las abuelas en los patios de las casas de vecinos.

La copla era la tradición y la traducción del sentimiento del procomún. Pero llegó la época del cambio, tras la Transición, tras la implantación fulgurante de la movida madrileña y su espíritu de libertad a lo largo de la piel del toro. Y fue entonces cuando la canción melódica se hizo más presente. Y había que adaptarse. Avanzar un paso más. Abrir el espectro del género musical. Ser actual. Sin abandonar por supuesto la cimentación coplera que la hizo mujer y la hizo artista.

Primeros ochenta

Y fue entonces, primeros años ochenta, cuando el jerezano Paco Cepero sería capital en la trayectoria artística de Isabel Pantoja. Porque de Paco Cepero compositor salió un álbum que en efecto operó el cambio. Además con un título que era asimismo metáfora y anticipo intencional de la artista: ‘Cambiar por ti’. 1983 fue la fecha de lanzamiento. Y aunque la letra se basa en una relación romántica también puede entenderse, a tantos años vista, cómo el cambio de la tonadillera, el cambio de estilo, por ti, es decir, por su público.

En ese tema, que fue sonado, se expresan afirmaciones tales “como todo cambia, tengo que cambiar (…) Como cambia el río, como cambia el sol, cambiar por ti, cambiaré de estilo pero no de amor (…) Por eso quiero sorprenderte, por eso quiero sorprenderte, por eso quiero cambiar yo”.

Éxito absoluto

En ese álbum hubo también una canción de Paco Cepero que fue un éxito absoluto. Y que incluso muchos fans -sobre todo de los de nueva hornada, de los de nueva generación- desconocen su autoría. Nos referimos nada más y nada menos que a ‘Pasó tu tiempo’. Todo un temazo. Todo un lujo de canción. Una composición hecha a la medida y al timbre de voz de Isabel Pantoja. Un dato no del todo reconocido. E ignoramos si ni siquiera reconocido. Dejamos a continuación la literalidad de su letra:  

Hoy por fin me he dado cuenta
que no me interesas
Hoy me dado cuenta ¿sabes?
que ya te olvidé
He notado que al besarte
ya no siento nada
Que mi piel
pone barreras al sentir tu piel

Hoy por fin me he dado cuenta
que no me dominas
Hoy me dado cuenta ¿sabes?
que no estoy por ti
He querido abandonarte
sobre mi almohada
Ya no cuentas en mi vida
Me olvide de ti

Pasó tu tiempo
Ya pasó tu hora
Te has equivocado
por haber jugado de tan mala forma
Te borré hace tiempo de mi corazón
Será que el tiempo que lo borra todo
…todo lo ha borrado
Me has decepcionado
me volví de hielo
Ahora ni te quiero
Tengo un nuevo amor

Isabel Pantoja y Jerez, unidos por una canción