miércoles 19/1/22

Alba Flores lleva con orgullo y por bandera sus raíces gitanas

Alba Flores proviene de una de las sagas de artistas gitanas más importantes de España iniciada por la folclórica Lola Flores y lleva sus raíces por bandera 
Alba Flores / El Mira
Alba Flores / El Mira

Alba Flores es una de las actrices más reconocidas del globo terráqueo. Su influencia, trabajo y reconocimiento dan la vuelta al mundo. Sus megaproyectos en la plataforma de pago 'Netflix' la han llevado a saborear las miles del éxito mundial con trabajos como 'Vis a Vis' o 'La Casa de Papel'. Pero si hay algo de lo que puede sentirse orgullosa Alba es de sus orígenes y de ser gitana, ADN y sello que lleva por bandera.

Así es Alba Flores pertenece a una de las sagas de artistas más importantes de nuestro país. Es una flores, lo que implica que sus abuelos fueron Lola Flores y Antonio González 'El Pescaílla' y su padre fue el gran compositor y cantante Antonio Flores. Sus tías, y hermanas de su padre son Rosario Flores y Lolita Flores. Todos gitanos y orgullosos de ello.

Por eso Alba Flores no tiene más que presumir de la herencia que tiene. Y es que como bien dice el refrán "de los mejores afluentes beben los grandes ríos". Así Alba Flores, lleva en la sangre el poderío, temperamento, lucidez y el talento de su familia, a la que siempre lleva consigo.

Pues es innegable que físicamente, porta los rasgos y el parecido de su padre y de su abuela Lola, una estética pura e inigualable que le hace ser completamente única. Pero además, lo que no se ve pero se siente, su espíritu, su actitud y su fuerza son sin duda otra de las características de los Flores.

Además su manera de expresarse a través de la moda o las canciones con las que ha colaborado, hacen de Alba Flores una auténtica 'Zíngara'. Así se titulaba la portada para Vanity Fair Italia donde pudimos ver a la actriz presumiendo con atuendos castizos y elevando su gitanería al 120 por ciento.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Alba Flores (@albafloresoficial)

Pero por mucha herencia que tenga de su familia lo que sí podemos asegurar es que la mismísima Alba Flores se ha ganado a pulso su éxito. Ha trabajado como una leona para llegar a dónde está con formación trabajo y constancia y sin hacer uso de su apellido. Es por eso que podríamos también afirmar que Alba es única.

Alba Flores es la Flores más auténtica y única

Alba Flores no se parece a nadie, es completamente singular, única. Se ha alejado por completo del foco familiar en lo laboral y se ha ganado un nombre y una reputación empezando desde cero. Como lo haría cualquier otro intérprete, desde los cameos y papeles secundarios en series a ser una de las actrices más conocidas del paneta.

Su consciencia, su buen hacer y su intencionalidad hacen de esta profesional de la interpretación una completa artista de su tiempo. Es por eso que Alba Flores puede tener mucha oferta laboral y sabe que es una privilegiada entre tanta precariedad en lo actoral, pero ha aprendido a elegir. 

Alba Flores reflexiona sobre sus objetivos y proyectos. Uno de ellos es parar un poco, lograr que el trabajo no vertebre la vida. “Esto me cuesta mucho. Es como si el trabajo fuera lo que da entidad a la existencia, es bastante loco. El confinamiento me enseñó mucho de esto. Hice yoga, aunque tuve una tendinitis. Ah, y aprendí a hacer tarta Sacher: tiene su enjundia conseguir el punto de nieve”. El ocio, el descanso, estar con la gente querida también es vivir. “Hay cierta obsesión con la competitividad y el ‘querer es poder”, añade.

Ahora es tiempo de disfrutar del trabajo. Es por eso que sigue haciendo teatro, el medio donde se siente más cómoda por su libertad a la hora de interpretar. El escenario, su directo, su frescura y dinamismo, hacen que Alba disfrute como una niña encima de las tablas.

Alba Flores lleva con orgullo y por bandera sus raíces gitanas