miércoles 18/5/22

En los últimos años las entidades financieras se han lanzado a captar clientes de forma agresiva y con productos que escondían verdaderas trampas financieras. Seguramente habrá escuchado hablar de los créditos revolving o de las tarjetas revolving y lo mismo hasta usted está atrapado en uno de ellos sin saberlo.

Un tarjeta de crédito revolving es aquella en la que el dinero dispuesto o pagado por ella en un mes determinado no es necesario abonarlo al final de mes sino que es posible aplazarlo y se generan unos altos intereses por ese dinero dispuesto, en muchas casos llegando a ser un claro ejercicio de usura. Si usted tiene o ha tenido una tarjeta de crédito con pago aplazado en el que se le haya aplicado un tipo de interés superior al 20% es muy probable que usted sea una victima más de las tarjetas revolving.

¿Por qué estas tarjetas de crédito atrapan a los consumidores?

Pues porque su funcionamiento induce a los consumidores a agotar el límite de crédito disponible, a abonar un cómodo importe fijo mensual y ese crédito terminar convirtiéndose en estructural imposible de amortizar porque los intereses del mismo absorben la practica totalidad de lo abonado. O el consumidor tiene el dinero suficiente para saldar la deuda o termina pagando uno intereses altísimos por una deuda que parece infinita.

Esto así explicado puede resultar difícil de entender, pero es algo más habitual de lo que piensas. Déjame que te lo cuente con un caso real.

De la noche a la mañana a Juan se le estropeó el coche y se encontró con el contratiempo de tener que encontrar un nuevo vehículo para poder ir a trabajar todos los días. Juan vive en Jerez pero tiene que ir diariamente a San Fernando donde trabaja en una empresa de limpieza. Con deudas como la mayoría de las familias y viviendo al día era muy difícil encontrar un  coche nuevo y poder pagarlo".

"Pero entonces Juan se acordó de aquella tarjeta de crédito que hacía unos meses le había enviado su banco……. Podía disponer de hasta 2.000 euros y pagar mensualmente la cantidad que quisiera. Juan vio el cielo abierto y la utilizó. 1.800 euros que le costó un pequeño coche de segunda mano que pagaría a razón de 50 euros al mes y que pagó con su tarjeta de crédito, una tarjeta “revolving” aunque él no lo sabía".

"Cinco años después, Juan sigue pagando su coche….. Un tipo de interés del 24% TAE ha convertido su deuda de 1.800 euros en casi 3.000 euros y casi todo lo que paga cada mes son intereses. Menos mal que no la ha vuelto a utilizar porque entonces hubiese quedado atrapado para siempre”.

Sentencia del Tribunal Supremo contra las tarjetas revolving

Pero lo que le ha pasado a Juan ya no debería ocurrir más, o al menos no con tanta intensidad porque  el Tribunal Supremo ha puesto un límite a estas tarjetas. La sentencia de marzo de 2020 del Tribunal Supremo declara nulo el contrato de una tarjeta “revolving” y obliga a la entidad financiera a devolverle al cliente todos los intereses que le ha cobrado de más porque los considera usura.

Con carácter general si tu tarjeta de crédito te cobra más de un 20% TAE puedes reclamarle a tu entidad financiera que considere la nulidad del contrato y te devuelva todos los intereses cobrados. Y no olvides que en caso de duda lo mejor es que consultes con tu abogado.

Atrapado por una tarjeta de crédito