jueves. 07.07.2022

China se llena de cementerios de bicicletas con el fallido negocio de alquiler

No es tan ecológico como parece, montañas e bicicletas apiladas, abandonadas y destrozadas, unas sobre otras, haciendo montañas de ruedas, sillines y manillares
Cementerio de bicicletas apiladas en China
Cementerio de bicicletas apiladas en China

Ni economía verde, ni apoyo a la ecología y al medio ambiente. A veces pedalear también daña a nuestro ecosistema. Y es que con los manillares apretados en filas serpenteantes de colores, miles de bicicletas abandonadas se alinean en un campo abierto a las afueras de la ciudad de Shenyang, reliquias de una manía por las bicicletas compartidas que ha abrumado a las ciudades de China.

Las bicicletas turquesas, azules y amarillas, dispuestas en largas filas, algunas apiladas unas sobre otras, llevan los logotipos de las empresas que dominan el sector de las bicicletas compartidas en China: Hellobike, Didi y Meituan.

Las bicicletas compartidas de bajo coste, que los usuarios pueden desbloquear mediante aplicaciones y aparcar prácticamente en cualquier lugar, irrumpieron en las calles chinas a mediados de la década pasada con inversores que se apresuraron a financiar empresas de bicicletas como las ya desaparecidas Ofo y Mobike.

Pero los vehículos de dos ruedas no tardaron en adueñarse de las aceras y desbordar los carriles bici y las calles, aparcados de forma desordenada por los usuarios, que a veces se limitaban a tirar las bicicletas a los arbustos, creando un dolor de cabeza para las autoridades urbanas y los peatones.

Muchas bicicletas sufrieron daños o fueron robadas, mientras que algunas incluso fueron reutilizadas como barricadas improvisadas cuando estalló Covid-19 el año pasado.

El problema es familiar para las ciudades de todo el mundo que luchan por acorralar a las bicicletas extraviadas, desde las estaciones de metro de Washington DC hasta el fondo del río de Melbourne.

Todo un cementerio de bicicletas en Shenyang

Las fotografías aéreas de los suburbios de Shenyang, en la provincia de Liaoning, muestran un cementerio de bicicletas, uno de los muchos que empezaron a aparecer a principios de 2018, cuando la estrella tecnológica Ofo implosionó, incumpliendo sus deudas al reclamar sus usuarios la devolución de los depósitos de alquiler.

Bicicletas apiladas en China

Montañas de bicicletas dañadas pertenecientes a otras empresas también han sido desechadas en lugar de ser reparadas, en contraste con la imagen "verde" que suele asociarse al ciclismo urbano.

Bicicletas apiladas en China

Las bicicletas se disputan ahora el espacio en las calles chinas con hordas de patinetes electrónicos compartidos, que también han hecho su aparición en otros lugares del mundo, como París y California.

Cementerio de bicicletas apiladas en China

Las ciudades chinas se han comprometido a frenar las caóticas flotas de bicicletas, y Pekín ha declarado que retirará 44.000 bicicletas del centro de la ciudad este año para limitar el número de bicicletas a menos de 800.000, según los medios de comunicación estatales.

China se llena de cementerios de bicicletas con el fallido negocio de alquiler