domingo 22/5/22

Cuidar de nuestro entrono y nuestro medio ambiente es primordial para garantizar y preservar la sostenibilidad del planeta y de las generaciones futuras. Actualmente nos enfrentamos a un exigente desafía en torno al consumo global de energía; a los efectos de la contaminación por CO2 y al uso eficiente de los recursos. Por todo ello, es imprescindible que recurramos a nuevas tecnologías como el 5G que nos ayuden a impulsar estos cambios de la forma más rápida posible.

5g 5G

Para estabilizar el cambio climático, debemos mantener la temperatura de la Tierra en 1,5° C por encima de los niveles preindustriales. Esto significa que debemos reducir a la mitad las emisiones globales de gases de efecto invernadero para 2030 y llegar a cero antes de 2050. Incluso con las reducciones de emisiones de gases de efecto invernadero impulsadas por el Covid-19 del año pasado, las mayores desde la Segunda Guerra Mundial, todavía se pronostica que el mundo no cumplirá su objetivo anual de reducción de emisiones .

La digitalización es una tecnología habilitadora que representa una herramienta rápida y escalable para ayudar a abordar el cambio climático. De hecho, una tecnología digital como el 5G puede ser la herramienta más poderosa y escalable que tiene el mundo para abordar el cambio climático. Como acelerador, tiene el potencial de reducir las emisiones globales hasta en un 15 por ciento para el año 2030. De igual forma, el 5G es una plataforma de innovación que puede admitir una gran variedad de usos que pueden ayudar a abordar el cambio climático.

Desarrollo de un entorno favorable e inversión

Teniendo en cuenta las inversiones realizadas y la expectativa de que los cambios serán duraderos, para muchos sectores de la sociedad existe una oportunidad correspondiente para acelerar el avance de la digitalización y alcanzar los hitos de CO2 de 2030 antes. Esta aceleración sería bienvenida dada la magnitud del desafío en cuestión y las consecuencias del cambio climático. Por todo ello, debemos mencionar que en la primera línea de la digitalización se encuentra 5G, en sí misma una tecnología exponencial, una plataforma que habilita tecnologías como la Inteligencia Artificial (AI); Internet de las Cosas (IoT); y Realidad Extendida (XR). A través de estas tecnologías, las empresas pueden construir todo tipo de usos disruptivos, conocidos y futuros, desconocidos.

Un ingrediente fundamental para la implementación de la red 5G es un entorno favorable a la inversión. En términos concretos, esto significa que los gobiernos deben eliminar las barreras para la implementación de 5G, como permisos de seguimiento rápido, reducir los costos del sitio y establecer tarifas que cubren solo los costos administrativos. También significa liberar o encontrar sitios para equipos, lo cual es un problema en América y Europa.

5G

Reducción de impuestos

En Europa, por ejemplo, solo el 25,5 por ciento del espectro 5G se ha liberado a los estados miembros. La liberación lenta se debe, en gran parte, a un enfoque miope en la recaudación de tarifas e impuestos de la industria, en lugar de aprovechar los abrumadores beneficios a largo plazo (financieros, sociales, ambientales) de liberar espectro antes y poner a las empresas en funcionamiento 5G más rápido.

Los aprendizajes de 2020 por la pandemia del coronavirus nos dicen que la digitalización, respaldada por servicios de redes móviles y tecnologías en la nube, puede acelerarse en años. En muchos sectores de la sociedad, ocurrirá lo mismo en lo que respecta a las reducciones de CO2. Por todo ello, llegamos a la conclusión de que 5G abre estas nuevas oportunidades. A raíz de ahí, es nuestro deber, con nuestros medios, intentar aprovecharlas para disfrutar de todos los beneficios que nos puede aportar.

¿Cómo influye el 5G en la aceleración de la acción climática?