domingo. 14.08.2022

Deja a su perra en una guardería y se la devuelven muerta en un paquete

El insólito caso de una joven que perdió a su ‘Nova’ de un modo sorprendente

Insólito. Indignante. Delictivo, presuntamente. Ahora ha salido la noticia a la palestra del dominio público. Pongámonos en situación. 27 de diciembre de 2018, Kirsten Kinch llevó a su perra de raza husky «Nova» al centro P&E Boarding Kennels de Dublin (Irlanda) , que hace las veces de guardería canina, para hacer un viaje con su familia a Islandia. Hasta ahí todo normal. Sin ninguna irregularidad.

Volvió para recogerla el 31, pero le dijeron que había muerto. «Estábamos conmocionados, habíamos dejado un perro sano tres días antes». La mar de sano, enteramente sano. Según el relato de la joven en Instagram, «Nova» había estado enferma de colitis y estaba siendo tratada con esteroides. Antes de sus vacaciones, Kinch había llevado a su mascota a una veterinaria, que le confirmó que estaba respondiendo bien al tratamiento.

¿Qué sucedió entonces? «Les di instrucciones escritas y verbales sobre cómo se le debía dar el esteroide [a Nova]», señala con escrupuloso detalle la joven dublinesa, la ahora confundida y aturdida joven dublinesa, cuya respuesta del centro era que se le había administrado correctamente.

Empero el horror de la joven -el auténtico terror- y su familia se acentuó en la forma en que le entregaron el cadáver de su perra. Para echarse las manos a la cabeza. Para salir corriendo de puro desconcierto. «Habían aplastado a «Nova» en lo que solo puedo describir como una pelota envuelta en una bolsa negra, cubierta con cinta adhesiva. No había cuidado ni empatía en la forma en que había sido tratada. Fue totalmente traumático y desgarrador irse con ella así».

«Fuimos a la veterinaria. Se horrorizó, no podía creer que había un husky de 25 kg metido en esa bola», dice Kinch, que confirmó a través de un microchip que se trataba de su husky.

Como parece normal, la joven, que pide justicia por lo ocurrido con el animal y asimismo espera que su experiencia «pueda detener una situación similar en el futuro». «Claramente estos centros no son aptos para proporcionar los niveles de cuidado que anuncian», denuncia.

Deja a su perra en una guardería y se la devuelven muerta en un paquete