domingo. 25.09.2022

Este es El Chino: el ángel de la guarda de Joaquín que lo convirtió en futbolista

Joaquín siempre ha tenido presente a su tío, 'El Chino', a lo largo de su carrera dada la importancia que tuvo en su vida hasta que falleciese poco antes de su debut con el Betis

Joaquín junto a su tío El Chino
Joaquín junto a su tío El Chino

Joaquín Sánchez no es solo una leyenda viva del Real Betis, sino que por supuesto, también es padre, amigo, hermano, tío y hasta sobrino. El de El Puerto de Santa María, querido por todos desde Jerez de la Frontera hasta la última punta de España, lleva siempre consigo un ángel de la guarda del que jamás ha olvidado y que, en parte, gracias a él, es hoy día futbolista profesional. Hablamos de su tío, "El Chino", quizá una de las personas más importantes en la vida de Joaquín.

Ahora que Joaquín ya roza con la yema de los dedos la que podría ser su última temporada como futbolista, los sentimientos están más a flor de piel que nunca, y no dudamos que al gaditano se le están removiendo muchas cosas en estos primeros días de temporada a sabiendas que serán los últimos para siempre.

Joaquín en el Real Betis - Fiorentina | Salvador López para El MIRA
Joaquín en el Real Betis - Fiorentina | Salvador López para El MIRA

No hay nada más doloroso para un futbolista que el tener que colgar las botas. Pero en el caso de Joaquín, con 41 años y con una trayectoria de leyenda a sus espaldas, quizá la pena sea un poco más dulce y alegre, pues es un auténtico privilegiado que se ha convertido en la mayor leyenda de la historia del Real Betis.

Para llegar a este punto de su vida, Joaquín ha tenido que trabajar mucho. Y también, sufrir por los que no han estado a su vera durante su larga carrera como futbolista. Sin embargo, la "mayor pena" que Joaquín tiene es que su tío, El Chino, no haya podido verlo debutar como futbolista profesional. 

Así era El Chino, un ángel de la guarda para Joaquín

Siempre que Joaquín habla de su tío El Chino, el corazón se nos ablanda y a él se le rompe en mil pedacitos. Da igual que hayan pasado más de 20 años desde que nos dejase, pero el dolor de la pérdida de un ser querido no tiene ni tiempo ni cura en el alma. Menos aún cuando sabes que tu tío es una pieza clave en tu vida, el cuál no cambiarías por nada en el mundo. 

La historia del tío de Joaquín comenzó en El Puerto de Santa María, donde regentaba el bar El Chino, que también hacía las veces de sede de la Peña Madridista Portuense, que existe desde 1967 y que todavía pertenece a la familia de Joaquín.

Joaquín de niño y su tío El Chino
Joaquín de niño y su tío El Chino

Cuando a Joaquín lo fichó el Betis, El Chino fue el encargado de pagarle el tren a Joaquín para que viajase a Sevilla a entrenar con los cadetes de José María Calado y a la noche volviese a El Puerto. 

Sin embargo, este portuense tenía un corazón que no le cabía en el pecho, según Joaquín, pues llegó a convertirse en una persona muy respetada y querida en el pueblo por estar pendiente de todos y querer ayudar siempre que podía.

Al no tener hijos, El Chino se volcó con sus sobrinos futbolistas, a los que en buena parte fue ayudando en la medida de lo posible para que pudiese alguno cumplir el sueño de debutar en primera división. Sin embargo, la vida fue muy injusta con el tío de Joaquín.

Joaquín sobre su tío, El Chino: "Mi tío ha sido para nosotros lo más grande"

En una entrevista de 2016 con Toñi Moreno, Joaquín abrió su corazón al ver una foto de él y su tío. "Esta foto, perdonarme pero si mi abuelo Ricardo fue bueno, este ya fue...", empezó un Joaquín ya visiblemente emocionado nada más ver la imagen de su tío.

"Mi tío Chino no tuvo hijos siempre había vivido con mi tía Isabel y fue como un padre para nosotros. Nos criamos entre su casa y la casa de él. Mi tío ha sido para nosotros lo más grande", seguía el futbolista.

"Soy futbolista por mi padre y por él. En aquella época como estaba mi hermano Ricardo en el Betis, mi padre no podía con los gastos de los dos y mi tío fue quien me lo pagó", recordaba un Joaquín que imaginaba con nostalgia aquellas noches en las que su tío le esperaba puro en boca y con su perro a que él llegase de entrenar de Sevilla a la estación de El Puerto.

"Tu pregunta por mi tío en El Puerto y nadie va a hablarte mal de él. Me compraba las botas, el material, la mochila, las espinilleras. No solo a mí. Mi tío ha ayudado a todo el mundo. Era muy generoso", seguía explicando un Joaquín que no podía mantener la emoción.

Joaquín: "Esa es la mayor pena que me voy a llevar"

Durante los minutos en los que Toñi y Joaquín hablan de su tío, al futbolista se le nota bastante tocado emocionalmente por todo lo que supuso su tío para él y por la "rabia" de no haberle visto poder debutar con la camiseta del Real Betis. "Se murió 3 meses antes de debutar como profesional", explicaba Joaquín.

Joaquín y Jesús Navas durante El Gran Derbi entre Sevilla FC y Real Betis | Salvador López para El MIRA
Joaquín y Jesús Navas durante El Gran Derbi entre Sevilla FC y Real Betis | Salvador López para El MIRA

"Esa es la mayor pena que me voy a llevar yo de mi vida. Que mi tío no haya podido vivir los principios y después el haber sido yo futbolista y no haberlo tenido a mi lado. Si alguien ha tenido la culpa de que yo haya sido futbolista ese ha sido mi tío", decía el futbolista sin aguantarse las lágrimas.

Para terminar, Joaquín dejó claro el profundo agradecimiento a su tío por todos los sacrificios que hizo cuando el solo era un niño y que ahora valora más que nunca: "Mi tío ha sido conmigo y con nosotros lo más grande. Y se lo debo a él, que he podido disfrutar de lo que es mi sueño".

Este es El Chino: el ángel de la guarda de Joaquín que lo convirtió en futbolista