viernes 21/1/22

¿Es mejor comprar o alquilar?

A la hora de decidir qué hacer, Ignacio Almeda, gerente de Finansol, nos recuerda: "Quien alquila paga, y paga para, al final, no tener nada"

Al igual que Hamlet se planteaba la duda mas famosa de la historia, debiendo elegir entre el ser y el no ser, también los españoles debemos enfrentarnos a una duda de gran trascendencia y que, muy a menudo, nos hace perder interminables horas de sueño: ¿Es mejor alquilar o comprar una vivienda? Con  el deseo de aportar un poco de claridad a esta complicada pregunta hemos hablado con Ignacio Almeda, Gerente de FINANSOL, uno de los mayores expertos inmobiliarios de Jerez.

Lo primero que nos aconseja es que, al enfrentarnos a esta decisión, hagamos lo que debemos hacer siempre que nos enfrentemos a una decisión tan trascendente como esta: valorar las ventajas e inconvenientes que tienen cada una de estas posibles opciones.

Comenzando con el Alquiler, Ignacio nos explica que, en su opinión, las ventajas  de esta opción son varias: Los trámites que debemos seguir y cumplir para alquiler son indudablemente inferiores y menos complicados que los que tenemos al comprar un inmueble. Además, no tenemos que pagar el IBI ni, en la mayoría de los casos, los gastos de la comunidad, que corresponden al casero. Por otro lado, al pagar siempre la misma cantidad, nos permite controlar mejor el gasto que debemos destinar cada mes a esta parcela de vida. También nos da más libertad, dándonos la posibilidad de cambiar de piso en el momento en que, ya sea por necesidad o simple deseo, queramos hacerlo, al finalizar, eso si, el contrato. También, y ya para concluir, nos ahorramos los a menudo costosos gastos de mantenimiento, que corresponden al casero.

Pero no todo es aroma de flores y soniquete de campanillas al alquilar una vivienda. Esta opción también tiene inconvenientes. El primero y más evidente es que, por muchos años que vivamos en la casa, y muchos euros que desembolsemos cada mes, este pertenecerá siempre al casero, nunca será de nuestra propiedad. Otro punto negativo es que nuestras propias decisiones y deseos quedan hipotecadas a las decisiones y deseos del casero, precisando de su autorización expresa para realizar cualquier cambio o  mejora en el inmueble. Además, nos encontramos con una importante , constante y desagradable inseguridad pues, por muy a gusto que estemos, siempre tendremos, como una pesada espada de Damocles, la duda de si al finalizar el contrato estipulado, el casero nos renovará o no, invitándonos a abandonar el piso, por más que nos pese o nos apene. Este último es, para Ignacio, el mayor inconveniente del alquiler, mayor aun que las posibles subidas del alquiler o la relación, casi siempre de inferioridad y dependencia que tenemos con el casero a la hora de negociar gastos o en otros asuntos.

Hablemos ahora de la segunda opción: La compra de una vivienda. Aquí las ventajas son más que evidentes: En primer lugar, el piso nos pertenece. Esto lo convierte en una inversión, no un gasto. Esa sensación de “tirar” el dinero al alquilar y de “invertirlo” al pagar la hipoteca es, en cierto modo, cierto. Es un bien que puede revalorizarse, cosa que casi siempre suele ocurrir si hemos comprado el inmueble con inteligencia y bien asesorados. Aquí, Ignacio hace un breve paréntesis para recalcar esta idea. El asesoramiento de expertos, como los profesionales de Finansol, es fundamental.

Otra ventaja de comprar un piso, que llega a remolque de la anterior es que, al ser un inmueble en propiedad, una vez terminamos de pagar la hipoteca, se convertirá  en parte de nuestro patrimonio (Quizá en la parte más importante de este). Finalmente,  esa inseguridad, esa espada de Damocles a la que antes hemos aludido, desaparece. Podemos hacer cuantas modificaciones consideremos oportunas sin tener que dar explicaciones ni pedir permiso y tener la certeza de que, mientras cumplamos con las obligaciones adquiridas con la entidad que nos concede la hipoteca, ese inmueble será nuestro hogar.

Las desventajas o inconvenientes de optar por la compra en lugar de hacerlo por el alquiler, son, también, bastante evidentes: Desde un punto de vista meramente económico es, quizá, mas arriesgado que el alquiler, pues, por los cambios y vaivenes del mercado, podemos no pagar siempre la misma cantidad. Además, adquirimos un compromiso a muy largo plazo con la entidad que concede la hipoteca, que de ningún modo podemos incumplir. A esto hemos de sumarle que los gastos asociados al inmueble, como la comunidad , IBI... son pagos que ahora nos corresponde a nosotros.

Teniendo claras estas ideas, no podemos evitar caer en la tentación de plantear a Ignacio Almeda la pregunta que, sin duda, se estará haciendo cualquiera que esté leyendo estas líneas. "Siendo usted un experto en el sector inmobiliario y a tenor de los muchos años de experiencia que le avalan ¿Que recomienda? ¿Considera que es mejor alquilar o comprar un piso?"

Para nuestra sorpresa, lejos de evadir la pregunta con una respuesta evasiva o ambigua, nos responde de una manera clara y concreta:

"Eso depende del perfil de cada uno, pero si tuviera que dar un consejo, este sería que, sin duda, siempre que se pueda, es mejor comprar un inmueble que alquilarlo, sobre todo en el momento actual en el que nos encontramos. Puedo recordarle esa conocida frase del sector: Quien alquila paga, y paga para, al final, no tener nada".

"Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en el 2018 se vendieron en España más de medio millón de casas, 515,000 para ser exactos, una cantidad que no se superaba desde 2008. De ellas, el 82 % corresponde a viviendas de segunda mano. Y las previsiones son de que el mercado inmobiliario va a seguir una evolución similar en este año 2019".

"En mi opinión, comprar es una opción que puede dar mejor resultado que alquilar. En este mismo sentido se pronuncian multitud de indicadores y análisis especializados, como por citar alguno, el último informe sobre la ‘Situación inmobiliaria de España’ realizado por BBVA Research. También indicadores económicos, como el mantenimiento de los tipos de interés a niveles excepcionalmente bajos, lo que alivia considerablemente la financiación necesaria, o el aumento del valor de la vivienda, convirtiéndola en una magnífica inversión. Además, el precio del alquiler está en alza. Ya no es cierto que un alquiler será siempre inferior a una hipoteca. Según el informe anual de precios de alquiler que elabora cada año el portal pisos.com, la vivienda en alquiler en España marcó en 2018 un ascenso mensual del 18,35%. Y nada indica que vaya a cambiar esa tendencia en 2019".

"Ya para concluir con esta retahila de datos, indicar que, según datos del Instituto Nacional de Estadística, los ingresos destinados al alquiler suponen el 28’7% del total familiar, frente al 24’3 en el caso de la hipoteca".

"Créame cuando le digo que no hay que tener tanto miedo a la hora de decidirse por comprar un inmueble. Lo importante es estar bien asesorado. En FINANSOL nos encargamos, por ejemplo, de que la práctica totalidad de los clientes que se dejan asesorar por nosotros, consiguen el 100 % de la financiación que necesitan para la compra, además nos aseguramos de que el inmueble que adquieren está totalmente libre de cargas. Además, les garantizamos que, a través de nuestro departamente financiero, conseguimos que paguen cada mes por su piso menos de lo que pagarían con un alquiler".

"Nosotros nos encargamos de todo. Ellos solo tienen que encargarse de pagar la hipoteca cada mes, lo que no es poca cosa".

¿Es mejor comprar o alquilar?