miércoles. 10.08.2022

Los padres se unen para ser reconocidos como “huérfilos"

Piden a la Real Academia Española que se reconozca este término

Subrayemos realidades archisabidas. Es evidente que los viudos saben a ciencia cierta, parecido en sus carnes, el sufrimiento que padecen al perder su pareja. Asimismo, y en idéntica proporción, los huérfanos también padecen, también sufren lo suyo, por el fallecimiento de sus padres…

Sin embargo hay padres que, cuándo pierden a su hijo, lamentan que no exista una palabra que les defina ante su dolor. En este sentido, y para acabar con este vacío lingüístico, la Federación Española de Padres de niños con cáncer comenzó en 2017 una campaña para denominar a estos padres que pierden a sus hijos como «huérfilos».

Ya no se trata de un neologismo. El pasado 9 de abril, esta organización ha dado un nuevo paso puesto que se reunieron con el director de la Real Academia Española, Santiago Muñoz Abascal, para que se introduzca este término en el diccionario. "Me mostró su apoyo en todo momento, pero me explicó que la labor de la Academia no es determinar qué términos entran, sino recopilar aquellos que se usan más en la sociedad”, comenta Victoria Carrazoni.

“Por este motivo —añade—, queremos hacer un nuevo llamamiento para que la palabra huérfilo se utilice en todos aquellos casos para denominar a los padres que pierden a un hijo, y en este sentido esté presente en cualquier tipo de texto o conversación y acabe siendo normalizada. De esta forma conseguiremos reunir un documento para presentárselo a final de año a la Real Academia Española y que pueda aceptar este término".

Carrazoni comenta que ya hay autores, como es el caso de Carmen Chaparro en su última obra "La química del odio", en que utilizan esta palabra. "También se ha hecho una canción de rap en la que se emplea. Poco a poco vamos ganando adeptos. Para ello, hemos hablado, incluso, con el Colegio Oficial de Psicólogos con el propósito de que lo incluyan en su quehacer diario cuando la situación así lo requiera".

Explica, además, que usar este término implica darle visibilidad a una situación de la que se habla poco. "Hay hospitales que se ocupan de los hijos cuando pierden a sus padres porque disponen de un protocolo para ello. Sin embargo —lamenta Victoria Carrazoni— no todos los hospitales se encargan de los progenitores cuando se convierten en padres huérfilos, cuando se supone que es la muerte más dolorosa. En muchos casos tienen que recurrir a las asociaciones de cáncer, o de las distintas enfermedades causantes del fallecimiento, para que los padres puedan encontrar un consuelo”.

Los padres se unen para ser reconocidos como “huérfilos"