miércoles. 10.08.2022
Billetes de 500 euros

El dinero es complicado, y es por eso que portales como portalcreditos.es se han vuelto tan populares: cualquier herramienta que contribuya a que podamos visualizar y además mejorar nuestra relación con nuestro dinero es una gran herramienta para nuestras vidas. A veces pareciese que todo girara alrededor de esa proverbial “raíz de todos los males”, frase un poco dramática que solo sirve para ofuscarnos y dificultar ese fortalecimiento tan necesario de nuestras finanzas. El objetivo de este artículo es presentarle al lector pasos imprescindibles pero sencillos y claros para poner su dinero en orden, de manera que este se convierta en la herramienta que en realidad es y deje de ser ese temido generador de miedos y ansiedades.

Así como el portal anteriormente mencionado es una útil herramienta que nos permitirá comparar los mejores microcréditos y préstamos online en España, también encontraremos otras herramientas que podrán facilitar de distintas maneras los pasos que también presentaremos. Sin embargo, no por eso debemos pensar que son absolutamente necesarias: si bien ayudan y mucho, será posible ordenar nuestras finanzas con nada más que papel, lápiz y muchísima paciencia. Siempre recomendaremos aprovechar las facilidades que la tecnología y la innovación nos brindan, pero ese método chapado a la antigua nunca dejará de ser válido y efectivo siempre que se investigue y conozcan los métodos adecuados antes de empezar.

1.- Establecer un sistema de registro de finanzas

La información es poder y esto no es excepción en el ámbito de las finanzas personales. Hay muchas maneras de hacer esto gracias a la gran disponibilidad de software especializado en finanzas y también la flexibilidad de establecer uno mismo un sistema físico con documentos como facturas y utilizando sobres y carpetas. Sea cual sea el sistema escogido, lo importante es lograr incluir todos los documentos pertinentes y relevantes sobre pagos obligatorios, sean estos mensuales o semanales, como las tarjetas de crédito, microcréditos y micropréstamos, préstamos convencionales, pagos de servicios, pagos misceláneos, etcétera.

2.- Diseñar un presupuesto

El paso anterior es para conocer cuánto dinero tenemos que reservar obligatoriamente, este es para ver si es posible. Es importante, luego de hacer un presupuesto, hacer todo para poder apegarse a él. Por supuesto que siempre surgirán gastos inesperados, y es por eso que debemos diseñar nuestros presupuestos con cierta holgura para estos casos.

Actualmente, hay una gran diversidad de aplicaciones especializadas para realizar presupuestos, nosotros recomendaremos buscar una fácil y conveniente que se ajuste a sus necesidades.

3.- Automatizar pagos

Incluso la persona más cuidadosa puede olvidar de vez en cuando realizar los pasos importantes que establecimos en los pasos anteriores. Es aquí donde debemos aprovechar las facilidades que nos brinda la tecnología para poder pagar a tiempo nuestras deudas, incluso cuando se trata de préstamos online de bajos intereses y flexibles plazos. Si uno no se siente cómodo dejando los pagos a la automatización, al menos se pueden configurar alarmas que nos adviertan con suficiente tiempo sobre un pago venidero.

4.- Analizar y pagar las deudas

Esto tal vez parezca más fácil dicho que hecho, después de todo oímos todos los días sobre personas desesperadas por las deudas como el caso del alcalde de Barbate que intentó pagar una deuda personal con dinero municipal. Sin embargo, no hay que llegar a esos extremos. A menudo lo que hace falta es sentarse a analizar objetivamente nuestras deudas para establecer un plan de juego y balancear los pagos que tenemos que realizar mensualmente con nuestros salarios o entradas de dinero. Otra opción sería intentar refinanciar las deudas pendientes, que puede resultar útil para nuestras necesidades.

5.- Ahorrar, ahorrar, ahorrar

Ahorrar un porcentaje de nuestros ingresos contribuye a nuestra seguridad financiera y también a nuestra salud mental. Tener ahorros significativos significa que, en momentos de emergencia, no tendremos que depender de préstamos o créditos que desbalanceen nuestras finanzas personales. La cantidad que se ahorre mensualmente dependerá enteramente de cada persona y cómo esta se sienta cómoda dejando de gastar X cantidad de euros. Lo verdaderamente importante es hacer lo posible para que este dinero ahorrado ocurra todos los meses sistemáticamente, sin falta. Eventualmente se podrá considerar aumentar (o reducir) la cantidad de dinero que se ahorra según las necesidades que tenga en su día a día.

A pesar de todos estos pasos, hay que aceptar que siempre habrá incertidumbres. Las emergencias pasan y lo inesperado pasa. Es por eso que es mejor estar preparado con un robusto sistema financiero personal que lo permite a uno dominar su dinero, y no al revés. En el peor de los casos, se deberá considerar recurrir a un producto de financiamiento, siendo de especial relevancia los créditos online o microcréditos que pueden ayudar a las personas resolver una deuda o necesidad económica en un tiempo muy rápido (cuando no instantáneo) siempre y cuando estos hagan el esfuerzo por pagar oportunamente la deuda que implica.

Las medidas fundamentales para empezar a organizar nuestras finanzas