jueves. 18.08.2022

Pierde la custodia de su hijo por dejarle jugar mucho al Fortnite

El juez ha decidido retirar la custodia a un padre cuya permisividad podría resultar dañina para su hijo menor de edad que tenía una adicción a los videojuegos
Niño jugando al Fortnite
Niño jugando al Fortnite

El juez ha decidido retirar la custodia a un padre cuya permisividad podría resultar dañina para su hijo menor de edad que tenía una adicción diagnosticada a los videojuegos. 

La Audiencia Provincial de Pontevedra considera que dejar que tus hijos jueguen demasiado a los videojuegos es motivo suficiente como para retirar la custodia. Así lo ha estimado en una sentencia por la que un menor con adición a los video juegos diagnosticada previamente pasa a estar a cargo de su madre de forma exclusiva. 

Según el auto, la adición que el menor tenía a los videojuegos, pero en especial al Fortnite, provocó un empeoramiento grave de su rendimiento académico. A pesar de los intentos por parte de la madre para que el menor pasara menos tiempo delante de ordenadores y consolas, el padre se alío con su hijo permitiéndole jugar también entre semana llegando a comprarle complementos y permitiendo que se abriera cuentas en redes sociales. 

Falta de atención en los cuidados del menor

Tal y como señala la sentencia, el padre descuidaba también todas sus labores como progenitor y descargaba en la madre la responsabilidad de ayudar al niño en las tareas del colegio entre otros asuntos. La actitud descuidada del padre junto con su permisividad con los video juegos han hecho que la balanza del tribunal se haya inclinado en favor de la madre que a partir de ahora tendría la custodia exclusiva del niño. 

La Audiencia Provincial también ha dejado constancia en su escrito del empeoramiento que se produjo en el rendimiento del niño llegando a acumular hasta 9 asignaturas suspensas en un solo trimestre. El niño, que hasta entonces no había presentado ningún problema ni en el colegio ni en ninguna otra actividad, tuvo que ser incluido en un programa de apoyo escolar. 

Los peritos encargados del caso han certificado con la ayuda de un informe psicológico elaborado a raíz del comportamiento del menor que el Fortnite ha provocado que tienda al aislamiento. Su actitud ha empeorado y puede acabar derivando en un “deterioro social, problemas conductuales y trastornos de ansiedad y del estado de ánimo”. 

Resolución judicial

El juez ha querido tener en cuenta también la opinión del propio menor que, pese a reconocer que su madre es más "estricta", asegura que se preocupa más por él y le ayuda más en los asuntos cotidianos. Finalmente, y pese a considerar que la estancia prolongada con su padre podría resultar perjudicial para el menor, la Audiencia Provincial, ha establecido un régimen de custodia por el que padre e hijo podrán verse uno de cada dos fines de semana junto con un día laborable a la semana. 

Pierde la custodia de su hijo por dejarle jugar mucho al Fortnite