martes 30/11/21

Viendo la tele descubre que están usando su casa para rodar películas

Estropearon el ascensor de la mansión, robaron alfombras y el suelo está rayado

Ver la televisión puede reportarnos sorpresas que desconocíamos… ¡de nuestra propia vida! Es cuanto ha sucedido a una mujer que, viendo plácidamente la televisión, ha descubierto que una de sus casas estaba siendo utilizada -¡sin su permiso!- para rodar series y películas.

El asombro fue de aúpa. Ya se sabe que uno de los temores más acuciantes de quienes poseen distintas propiedades inmobiliarias es que se la ocupen. Una problemática que está a la orden del día. Lo que nadie puede imaginarse es que los okupas sean el equipo de rodaje de películas y programas de televisión.

Hay que tener muchísima imaginación para ello. Esta mujer de Hangzhou, la capital de Zhejiang, provincia china ubicada al este del gigante asiático, se quedó perpleja, sí, cuando mirando la televisión descubrió que una de sus casas estaba siendo usada en el rodaje de un culebrón.

Lin, como así se llama esta mujer, compró en 2015 esta lujosa mansión en Cirix, su ciudad de origen. Sucedió que poco después se mudó, cediendo la gestión y mantenimiento del chalet a una agencia inmobiliaria local. Pero de rodajes en su mansión jamás supo nada de nada.

Lin quiso resolver pronto este desaguisado y retornó de inmediato a Cirix donde comprobó in situ que durante los rodajes la mansión había sufrido diversos desperfectos. No sólo se abusó de una confianza que no había concedido sino que, además, hicieron un mal uso de esta ilegalidad.

Por ejemplo: el ascensor de la casa no funcionaba, tampoco las cerraduras con reconocimiento dactilar, el suelo está rayado y, para colmo, diversas alfombras han desaparecido. Un desastre en toda regla.

La indignación fue en aumento. La propietaria de la casa, con rotundidad, ha exigido disculpas a la productora responsable del culebrón y a la agencia inmobiliaria. Al no haber recibido ninguna respuesta por parte de ninguna de las dos empresas, amenaza con denunciarlas y pedir una compensación de tres millones de yuanes (370.000 euros). ¡Qué menos!

Viendo la tele descubre que están usando su casa para rodar películas