A rematar el mes de la resurrección

El Cádiz busca ante Las Palmas sumar una nueva victoria que le meta de lleno en la lucha por el play-off

Hace un mes escribíamos la previa del partido del Cádiz en el Anxo Carro abducidos por el miedo. Situado el Cádiz en puestos de descenso, una derrota en feudo lucense hubiese abierto una brecha considerable con respecto a la permanencia.

A nadie se le escapa que ese mal resultado traía aparejada la destitución de un entrenador en sus horas más bajas desde que llegó a la entidad. Manu Vallejo y Jairo obraron el milagro y fue el preludio de un noviembre de resurrección.

Cuatro semanas después las cosas han cambiado y como han cambiado. Se han encadenado cuatro victorias consecutivas y ahora la pelea parece bien distinta, de la permanencia casi ni se habla salvo que sea, como en las temporadas recientes, para recordar que hay que conseguir los 50 puntos pronto.

Cervera vuelve a ser cariñosamente ‘El gafa’ y ha recuperado el crédito ante la afición, mientras los que van cayendo son los entrenadores de otros equipos porque sus clubes creen que a estas alturas del ejercicio no cumplen el objetivo.

Precisamente, Las Palmas, el rival que visita Carranza hoy sábado 24 de noviembre, a partir de las 20:30 horas, es uno de los que prescindió de su técnico la pasada jornada. Manolo Jiménez fue destituido y los canarios llegan con Paco Herrera, un auténtico trotamundos que regresa al banquillo insular.

Curiosamente, la falta de paciencia se instaló en la entidad canaria que prescindió de los servicios del técnico de El Arahal con el equipo en puestos de play-off. Esa condición puede perderla hoy a manos de una Cádiz, que en caso de triunfo, se meterá de lleno en la pelea.

A nadie se le escapa que un relevo en el vestuario siempre tiene como detonante los resultados y el ambiente interno. Por tanto, es de esperar a un rival aguerrido y que con nueva dirección buscará enderezar el rumbo de las últimas jornadas.

En clave amarilla local, Cervera ya empieza a pasarlo un poco peor para confeccionar las convocatorias, señal inequívoca de que los tiene a casi todos disponibles. Para este envite, salvo el lesionado de larga duración Servando y Agra, por motivos familiares, ha podido configurar una lista a su gusto.

Más allá de eso, el once inicial parece que contará con pocas novedades y la gran duda estriba en si se atreverá, en función del rival como a él le gusta decir, a jugar con los dos hombres arriba o apostará por un mediapunta de mayor creación.

El premio gordo será rematar un noviembre mágico, muy similar al de años anteriores y empezar a pensar en cotas mayores tras dejar atrás la zozobra del inicio del Campeonato.