domingo. 21.04.2024
La historia de la falsa cuidadora de ancianos en Almería que dedica su vida a drogarles y robarles
La historia de la falsa cuidadora de ancianos en Almería que dedica su vida a drogarles y robarles

Una de esas historias terribles que, a veces, nos deja el día a día y que, en esta ocasión, ha tenido lugar en Almería donde ha saltado a la luz pública la historia de una falsa cuidadora de ancianos que se dedicaba a drogarles y robarles.

Según la información que ha trascendido a este medio, la Policía Nacional mantiene abierta la investigación sobre la falsa cuidadora acusada de matar a un anciano y lesionar gravemente a otros tres, a quienes drogó para robarles, en busca de más víctimas, tras comprobar que la detenida se "había especializado en el hurto gerontológico" y que "llevaba años dedicándose a esto", prácticamente su vida era estafar a estas personas de avanzada edad.

Policías Nacionales en una imagen de archivo
Policías Nacionales en una imagen de archivo

Hay que aclarar que la investigación que concluyó con el ingreso en prisión de la mujer la pasada semana, se inició en marzo de 2023 después de múltiples denuncias sobre una mujer que se hacía pasar por asistente domiciliaria y que, tras ganarse la confianza de distintos varones dependientes de avanzada edad, le había "confundido para acabar robándoles".

Uso de drogas en sus robos

Asimismo, la Policía Nacional señala que, a lo largo de los años, se produjo una escalada en sus acciones, ya que empezó a incluir el uso de drogas en sus hurtos. Acompaña de una cómplice, llamaba a la puerta del domicilio de su víctima y aseguraba que conocía a algún vecino mientras que "buscaba excusas como pedir un vaso de agua o acudir al aseo" para registrar el domicilio.

La detenida comenzó a actuar en solitario perfeccionando su modus operandi. Así, consiguió el uniforme de una conocida empresa de ayuda a domicilio y haciéndose pasar por asistente social, se ganaba la confianza de las víctimas para "merodear "por sus casas con intenciones aviesas.

Luego decidió incluir medicamentos en su proceder pese a que "no tenía conocimiento alguno sobre las sustancias que administraba o las dosis oportunas, poniendo en grave peligro la vida de los ancianos". Con la "excusa de compartir un café o un refresco", la detenida comenzó a mezclar barbitúricos en las bebidas de sus víctimas para aturdirlas y poder registrar las casas con tranquilidad.

Inconscientes o moribundos

El comunicado explica que los familiares de las víctimas o los trabajadores autorizados para su cuidado los encontraban después "inconscientes o moribundos", por lo que todas las víctimas localizadas "requirieron de atención e ingreso hospitalario".

La investigación avanzó, después de los examen toxicológicos revelasen la presencia de benzodiacepinas, medicación que ninguno tenía prescrita según la historia clínica de los pacientes. En pleno proceso de investigación, los agentes tuvieron conocimiento de la muerte de la última víctima a causa de la ingesta masiva de benzodiacepinas y metadona. Sin embargo, el anciano, de 90 años, llegó a reconocer fotográficamente a la arrestada antes de caer enfermo.

Una vez identificada la presunta autora se procedió a relacionar todos los hechos conectados con la detenida, consiguiendo localizarla días después. Los investigadores efectuaron dos registros domiciliarios en los que se intervinieron:

  • 22.385 euros en efectivo
  • Numerosas joyas, una ingente cantidad de medicamentos depresores del sistema nervioso
  • Recetarios de medicamentos
  • Facturas de establecimientos de compra-venta de oro
  • Un supuesto contrato de donación de 20.000 euros
  • Diversos teléfonos móviles
  • Libretas bancarias a nombre de terceros en las que se pudo verificar la existencia de múltiples transferencias y reintegros en efectivo de grandes sumas de dinero

Finalmente, hay que añadir que en uno de los registros, también se intervino gran cantidad de comprimidos preparados para su ocultación en cavidades corporales, un arma de fuego, munición y un chaleco antibalas. El titular del Juzgado de Instrucción 6 de Almería, en funciones de guardia, decretó su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza.

La historia de la falsa cuidadora de ancianos en Almería que dedica su vida a drogarles...