miércoles. 19.06.2024
Imagen de la Audiencia Provincial de Almería
Imagen de la Audiencia Provincial de Almería

Uno de esos sucesos llamativos que sorprenden por las circunstancias que lo han rodeado. En este caso ha ocurrido en Almería y el 'protagonista' ha sido un hombre que intentó violar a una niña. Ahora durante el juicio ha argumentado que todo fue una "broma" pactada entre borrachos.

De esta manera, I.O., el hombre acusado de haber intentado agredir sexualmente a una menor tras allanar su vivienda, a la que habría accedido por una claraboya situada en el cuarto de baño, ha rechazado ante un tribunal con jurado en Almería que habría accedido a la casa únicamente con la intención de "robar" en el interior en el marco de una "broma" acordada con otras dos personas con las que previamente se emborrachó en una azotea y llegaron a ese extraño "acuerdo".

Interior de la Audiencia Provincial de Almería
Interior de la Audiencia Provincial de Almería

Esto es lo que ha trascendido durante su declaración en la primera sesión de la vista oral que preside el magistrado Ignacio Angulo, en la que ha respondido tanto a las preguntas de la Fiscalía, que pide para él cuatro años de prisión, su inhabilitación para ejercer la patria potestad durante otros diez en los que tampoco podría ejercer profesión, oficio o actividad que conlleve contacto con menores. También interesa una medida de alejamiento e incomunicación de 500 metros con la víctima durante ocho años y el pago de 5.000 euros en indemnizaciones por daños morales.

Muy borracho en el momento de los hechos

En este sentido ha reconocido que en el momento de los hechos iba "muy borracho" así como bajo la influencia de estupefacientes que había tomado durante la tarde previa a los hechos, cuando consumó entre "seis o siete" litros de cerveza..

Asimismo ha explicado que fueron estos amigos quienes le invitaron a subir con ellos a la azotea del edificio a tomarse unas cervezas, para lo que se alumbraban con las linternas de sus teléfonos móviles, sentido en el que ha rechazado que, previamente a los hechos, hubiera emitido ráfagas a la víctima que estaba en su cuarto.

A lo largo de esa reunión se dedicaron a "reírse" y hacer "tonterías" hasta que, en un momento dado, decidieron hacer una "broma" consistente en entrar en la vivienda donde residía la niña para "robar". Una vez que accedió al cuarto de baño, vio luz y se sintió "asustado", por lo que buscó la forma de salir de la vivienda y abrió la primera puerta cerrada que encontró y allí estaba la niña.

Alerta a sus progenitores

En el transcurso del juicio, el encausado ha negado que la menor se encontrara en la cama, donde conforme a la acusación de la Fiscalía habría comenzado a desvestirla para agredirla sexualmente, sino que, según su versión, estaba estudiando en su escritorio. Fue entonces cuando, según ha afirmado, la adolescente alertó a sus progenitores a gritos de su angustia.

A este respecto ha incidido que ni siquiera habría intentado tocar a la menor, a cuya familia conocía de vista y saludaba dado que él ocupaba una habitación propiedad de la comunidad. Y confirma que la menor "estaba despierta" y le vio en el momento en el que accedía al cuarto, por lo que en ese momento retrocedió con la intención de buscar otra salida. Al toparse con el padre de la menor, ha negado que opusiera resistencia a su detención por parte de las autoridades.

En contraposición, el Ministerio Público sostiene que el hombre habría alumbrado con su móvil desde una terraza a la menor, antes de que esta se fuera a dormir para, a continuación, quebrar la claraboya de su vivienda y acceder al interior para ir a la habitación donde "sabía que --la víctima-- se encontraba descansando". De este modo, la habría desnudado "con ánimo de satisfacer sus deseos sexuales" sin poderlo hacer ante la resistencia de la menor.

Intentan violar a una niña en una casa de Almería: Todo fue una "broma pactada entre...